Machen pasó por Granada

La literatura fantástica cuenta, en el ámbito de nuestro idioma, con más tradición lectora que de autores. Quizá ese canon fuera indeleblemente fijado por las exitosas antologías de Borges, Bioy y Silvina Ocampo, tan inigualables lectores. Y sin embargo, ya desde los tiempos de Ros de Olano, siempre ha habido grandes cuentistas fantásticos a uno y otro lado del Atlántico. Quiroga, Arreola, Piñera, Levrero o Carlos Edmundo de Ory no tienen nada que envidiar a lo más nombrado de la cuentística anglosajona. Como tampoco Ángel Olgoso (Cúllar Vega, Granada, 1961), quien libro a libro va dando cuerpo a un universo marcado por la brevedad, el espanto, la sorpresa y una precisión de relojero al que le está llegando la hora del conocimiento más allá de esos pocos iniciados afectos a esta clase de literatura.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios