El artista Luis Gonzalo homenajea a Cádiz con 'Cuentos para un tiempo'

  • El artista y docente jerezano expone una monográfica que recoge las obras más simbólicas de toda una trayectoria dedicada a la investigación · Destacan dos prototipos trabajados en cerámica y hormigón

Comentarios 7

Dibujo, litografía, óleo, técnica mixta y otros. Castillo de Santa Catalina Hasta el próximo 14 de marzo, de 11.00 a 19.00 horas.

Cuentos para un tiempo es la historia de una vida dedicada al arte. Es un compendio de narraciones contadas desde el campo de la ilustración, la investigación, la innovación y la creatividad plástica. Es el título de la muestra que ayer inauguró Luis Gonzalo en el Castillo de Santa Catalina de Cádiz, en un acto que contó con la presencia de la alcaldesa de la ciudad, Teófila Martínez, el concejal de Cultura, Antonio Castillo y el rector de la UCA, Diego Sales. Una exposición "con el sabor de ese pequeño homenaje que he querido hacerle a Cádiz. Ya son 38 años los que llevo en esta ciudad", dice, emocionado, el director de la Escuela de Arte de Cádiz.

La muestra, que ocupa dos salas de la fortaleza gaditana (San Juan y San Nicolás) comprende todas las facetas de su prolífica obra. En la primera de ellas, San Nicolás, se congrega parte de la obra más vistosa de su trayectoria, al rendirse a la expresión del color dentro del campo de la ilustración. En ella se exhibe una de las últimas aportaciones al mundo de la industria textil.

"Se trata de un prototipo cerámico con reintegración de texturas naturales y pigmentaciones", explica en una visita guiada a este medio, poco antes del acto oficial. Una técnica que recoge de su tratado Tapiz Expresión Gráfica en la Ingeniería y que toma como temática central la crucifixión de Jesucristo. Un trabajo, cuya primera recreación se encuentra en el Centro de Documentación y Museo Textil de Tarrasa.

Junto a éste se explayan otro sin fin de cuadros vinculados entre sí por conceptos literarios, en una muestra más del amor por la palabra que profesa el docente, catedrático del departamento de Ingeniería Mecánica y Diseño Industrial de la Facultad de Ciencias. Un ejemplo claro es la obra que dedica a una familia de la sierra y de la capital, "cuya historia verá finalmente la luz a finales de 2011 en el libro Cómo pinté aquel cuento...1950".

En este recorrido por la sala de San Juan llama la atención un rincón que rompe con la dinámica del resto y que profundiza en la tierra. Se trata de varios retratos en referencia a Cádiz y a Andalucía, con rostros de mujer, a los que acompaña una escena conmemorativa de los tablaos flamencos de los 50. "Es un rincón muy gaditano".

Junto a este espacio, se exhibe una proyección sobre el tratamiento del color en vidrio realizado en su taller, en el que el espectador puede observar la forma en que todas las texturas se convierten en luz y color.

"En general, todos estos son trabajos inspirados en la donación que hice el pasado marzo al Museo de Arte Contemporáneo de Cádiz". Y es que Luis Gonzalo ha donado cientos de obras a distintas instituciones de la ciudad, engrosando así el patrimonio artístico de Cádiz. "Es mi pequeña aportación, mi pequeño grano de arena", dice.

La segunda parte de esta retrospectiva se exhibe en la sala de San Juan. Un lugar donde el dibujo retoma gran parte del protagonismo. "Siempre bebo de las fuentes del pasado, especialmente del S. XVII italiano, de los renacentistas", asevera.

El resultado se observa, a cada paso, en esta parte de la exposición. Un lugar donde el trazo limpio, dinámico, repleto de vibraciones y libertad se dejan ver a cada paso, entre otras múltiples obras de técnicas más complejas.

"Es importante dibujar, yo no he dejado nunca de hacerlo. De hecho, todos los días escribo, pinto y dibujo, aparte de dar clases, porque para cumplir con las nuevas industrias de la Bahía y avanzar en el arte del siglo XXI, hay que conocer el oficio, ser verdaderos artesanos", asevera este creador nato.

Llama la atención en este espacio el prototipo hormigonado que se exhibe en el suelo con reintegración de texturas naturales. Una aportación más en el campo de la ingeniería, que supone la base de su nuevo trabajo en la iglesia de la Inmaculada de Jerez y de la Escuela Superior de Ingeniería. "Creo que Cádiz puede ser pionera de nuevas técnicas aplicadas a la industria, por lo que es muy importante la creatividad y competitividad", dice.

Otra de las grandes referencias de la sala es la colección de cien litografías acerca de todos los recovecos del mundo taurino recogidas en un gran cuadro, que también "se convertirá en un tratado". Una temática que trata desde numerosos puntos de vista y técnicas en la muestra, como parte vital de su retrospectiva.

Y es que Luis Gonzalo no sólo dibuja, sino que narra a modo de Cuentos para un tiempo, toda su trayectoria profesional.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios