Ismael Jordi culminó su periplo valenciano con un gran recital

  • Numerosos aficionados jerezanos se desplazaron a la capital del Turia para presenciar las actuaciones del tenor y pusieron la nota de color con los villancicos de la tierra

En el Palau de la Música de Valencia se celebró el viernes día 19 de diciembre el concierto extraordinario, a beneficio de la Asociación Valenciana de Caridad y organizado por el Rotary Club Valencia-Centro. Previamente, la presidenta del Palau de la Música, Mayrén Beneyto, inauguró la Sala José Serrano, con motivo de los actos conmemorativos de la celebración del Centenario del Himno Regional.

La gala lírica de zarzuela corrió a cargo de la soprano Ana María Sánchez y el tenor jerezano Ismael Jordi, acompañados por La Orquesta de Valencia, bajo la dirección del maestro Enrique García Asencio.

El concierto se centró en piezas de compositores valencianos, con especial énfasis en José Serrano que acaparó la primera parte del concierto. En ésta se escucharon romanzas dúos y preludios de La Venta de los gatos, Los Claveles, Alma de Dios, La Canción del olvido y La Dolorosa. En la segunda parte se interpretaron piezas de Ruperto Chapi: el preludio del Tambor de granaderos y de La patria chica; las romanzas de El Rey que rabió y de El Barquillero y el dúo Angela mía de La Tempestad; de Manuel Penella la romanza para tenor de Don Gil de Alcalá y el dúo de El gato montés.

El momento álgido del concierto fue la interpretación por parte del tenor jerezano Ismael Jordi de la romanza Bella enamorada de la zarzuela El último romántico del compositor valenciano Juan Vert en colaboración del gallego Reveriano Soutullo. Esta romanza, la más adecuada para sus condiciones vocales, fue cantada de forma perfecta, con la importante colaboración del maestro Asencio, un veterano director de piezas de zarzuela, permitiendo el exquisito y elegante fraseo del tenor jerezano. El programa del concierto terminó con un emocionante dúo del gato montes Torero quiero ser del maestro Manuel Penella; fue iniciado por el tenor con la frase "vaya tarde bonita pa torear" terminando con el famoso pasodoble torero quiero ser que levantó al publico de sus asientos con vítores y aplausos para los interpretes y la orquesta. En un parco capítulo de bises ambos interpretes cantaron el dúo de Leandro y Marola de La tabernera del puerto del compositor guipuzcoano Pablo Sorozábal y finalmente se cantó el himno regional de Valencia, iniciado en valenciano por Ismael Jordi y continuado por el publico presente en el Auditorio puesto en pié, de forma emocionante. Gran éxito de dos grandes voces de la lírica española. También estuvo a gran altura la Orquesta de Valencia dirigida por la batuta del maestro García Asencio, aunque en algunos momentos el volumen estuvo alto y tapó a los cantantes.

Tras el maravilloso concierto tuvo lugar una recepción, a cargo de la presidenta del Palau de la Música de Valencia Mayrén Beneyto, al nutrido grupo de jerezanos que se desplazaron a Valencia con motivo de este concierto y de la última representación de la ópera de Gluck Iphigenie en Tauride en el Palau de les Arts. El Acto se desarrolló en el salón de firmas del Palau donde hubo, tras las palabras de agradecimiento de la presidenta del Palau y del miembro de la Arcadia Jerez Francisco Ortega, autentico anfitrión junto a su mujer Amparo de la delegación jerezana trasladada a Valencia para estos eventos, un brindis con cava. También asistieron representantes de la asociación valenciana de la Caridad y familiares del José Serrano, cuya nieta felicitó a Ismael Jordi por su perfecta dicción y le comentó la importancia que, según su abuelo, tenia en la zarzuela que se entendiese a los cantantes. Como agradecimiento la delegación jerezana, dirigidos por Ismael Jordi, entonaron unos populares villancicos acompañados por el inconfundible compás por bulerías de nuestra tierra. Los actos terminaron con una cena en un conocido Hotel de la capital del Turia, al que asistieron familiares y amigos del tenor Ismael Jordi, responsables del teatro y el maestro Enrique García Asencio, que se mostró encantado durante la velada, incluso tomó la palabra para expresar su felicidad por haber conocido y escuchado, tanto en la opera como en el concierto, a nuestro paisano, el tenor Ismael Jordi.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios