CINE

Hollywood ante el espejo

  • Barry Levinson dirige el best seller del productor Art Linson en que disecciona la Meca del Çine con bastante sarcasmo con el protagonismo de Robert De Niro

De siempre al mundo del cine le ha gustado mirarse el ombligo y usarse a sí mismo como tema de películas. Es curioso constatar como Hollywood no ha sido muy clemente consigo mismo. Tal vez exceptuando Cantando bajo la lluvia, con su humorística visión de los comienzos del sonoro, el tema de "películas dentro de películas" es bastante descorazonador, como si la industria necesitará exorcizarse de vez en cuando y mostrar sus miserias al mundo, que las recibe expectante de cotilleos. A vuela pluma, salen títulos como La leyenda de Lylah Clare, El gran cuchillo (ambas de Robert Aldrich, que nunca se llevó muy bien con el sistema), Como plaga de langosta, Fiesta salvaje, y un buen etcétera, que incluye una obra maestra como Cautivos del mal. Otra variante eran las comedias donde las estrellas del momento se interpretaban a sí mismas, como esos programas navideños en los que los nombres de una cadena televisiva se montan un autohomenaje. En este aspecto destaca Espejismos, un clásico del mudo donde salía entre otros Charlie Chaplin sin bigote ni bombín.

La más reciente muestra de este autorreflexivo género es The Player, que le valió a Robert Altman iniciar el brillante tramo final de su carrera. Entre la sátira y la crueldad se movía esta historia protagonizada por Tim Robbins. Este viernes prenavideño se estrena una nueva película de "cine dentro del cine", que se mueve entre estas coordenadas. La burla, la presencia de actores interpretándose a ellos mismos, como Sean Penn y las tribulaciones de un productor por sacar adelante un proyecto. Lo original del caso, y es lo que puede dar su interés al film, es que está basado en un libro autobiográfico del productor Art Linson, que escribió hace unos años un best seller que ha dado origen a Algo pasa en Hollywood. Linson, que sigue en activo, contó en este y en otro escrito sus peripecias en la Meca del Cine. De hecho, ha sido un auténtico Juan Palomo, pues se produce -junto con el protagonista principal, Robert De Niro- y ha escrito el guión. Como tarjeta de visita y de su importancia en el Hollywood de los últimos años, decir que Linson ha producido entre otras muchas Dick Tracy, Grandes esperanzas, Heat, El club de la lucha o Los intocables, de la que acaba de terminarse un secuela por cierto. El que en varios de estos trabajos participase De Niro ayudó sin duda a que este proyecto prosperase.

Como director se fichó a Barry Levinson, otro que conocía al actor neoyorquino, pues trabajaron juntos en la genial La cortina de humo y Sleepers a finales de los 80. Veremos si el cineasta recupera su perdida inspiración con esta cinta. La historia cuenta cómo un productor intenta sacar adelante un film con muchas dificultades, un reparto levantisco y un director excéntrico, mientras hace frente a una típica vida hollywoodense, llena de psicoanalistas y desastres amorosos. Junto a De Niro y Penn, un contundente reparto que incluye a Catherine Keener, la revelación de Crepúsculo Kirsten Stewart, Stanley Tucci, Bruce Willis como un actor obsesionado con su sobrepeso, John Turturro, Michael Wincott y Robin Wright Penn, esposa de Sean. Entre todos intentarán que el espectador sepa un poco más del funcionamiento de la industria californiana del cine.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios