La Fundación

  • El 16 de diciembre de 1993, coincidiendo con el 91 aniversario del poeta, abría sus puertas la casa en la que Alberti residió de niño en la calle Santo Domingo, en El Puerto de Santa María. Figuras de primera línea han pasado por ella hasta hoy

Mario Benedetti, José Hierro, Pío Caro Baroja, Luis García Berlanga, Antonio Gala, Ana María Matute, Fernando Arrabal, Soledad Puértolas, Fernando Sánchez Dragó, Ramón Tamames, César Antonio de Molina, Félix Grande, Espido Freire, Juan Manuel de Prada, Lucía Etxebarría, Vicente Molina Foix... estos son sólo algunos de los nombres de escritores que han pasado por la Fundación Rafael Alberti desde que abriera sus puertas, en diciembre de 1993, coincidiendo con el aniversario del poeta. Lo más granado de la literatura española y prestigiosos estudiosos de la obra de Alberti se han dado cita en todos estos años en la sede de la calle Santo Domingo, que un par de veces al año se convertía no sólo en el centro cultural de la ciudad sino de la provincia.

La lista de actividades que se han impulsado desde la Fundación es extensísima, como se aprecia en la memoria de actividades de la entidad, y la altura de los participantes en ciclos como Encuentros con la Poesía o Poesía Última dejan ver a las claras el tirón que la Fundación ha tenido y tiene de cara al mundo de la cultura. Los dos ciclos terminaron ya sus ediciones al considerar los organizadores que habían cumplido su misión, centrándose ahora en nuevos proyectos como la creación de una nueva línea editorial (con la creación de dos colecciones propias) y un mayor apoyo a la investigación.

La casa en la que se ubica la Fundación es un edificio luminoso, con un precioso patio en el que Rafael Alberti jugó de niño y los aires marineros presiden el inmueble, con la presencia de una gran vela que recuerda la relación de Alberti con el mar que le inspiró.

El mes de diciembre siempre ha sido un mes importante en la Fundación, con la casa llenándose de estudiantes cada día 16 para participar en la lectura ininterrumpida de textos de Rafael Alberti. Y por supuesto, la música y la palabra recitada, con la presencia de figuras tan importantes como Nuria Espert, Paco Ibáñez, María Dolores Pradera, José Luis Pellicena y un largo etcétera de actores e intérpretes que han querido dejar algo de ellos en su paso por la Fundación.

Dos momentos importantes en la todavía corta historia de la Fundación fueron sin duda las dos visitas reales que ha acogido, la primera de ella la de Sus Majestades los Reyes de España en junio de 1998, con motivo de la inauguración de la exposición permanente Rafael Alberti, un siglo de creación viva, y unos años más tarde, en 2002, la visita de Su Alteza Real la Infanta Cristina con motivo de la inauguración de las obras de ampliación de la sede. Y por supuesto, son de destacar los actos de hermanamiento con otras importantes fundaciones como la de Salvador Allende (1994), la de Federico García Lorca (1997), Fernando Quiñones (2003) o Miguel Hernández (2004). Y finalmente, al margen de las actividades organizadas por la Fundación, la casa del poeta siempre ha estado abierta para aquellos colectivos o autores que la han escogido para la presentación de sus trabajos o la organización de muestras de interés.

La Fundación es, por tanto, un ente vivo y arraigado en una ciudad que se ha convertido gracias a ella en epicentro de la vida cultural en no pocas ocasiones, siempre con la figura de Rafael Alberti en el recuerdo y el principal objetivo de que perduren su obra y su memoria.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios