Fantásticas notas a pie de página

Uno de los más significativos logros de Jonathan Strange y el señor Norrell -el anterior libro de la autora- residía, precisamente, en sus increíbles notas a pie de página. Idéntico espíritu y estilo son los que Clarke nos presenta en Las damas de Grace Adieu. Siete cuentos -más una falsa introducción- en los que aparecen viejos conocidos tanto del mundo de Clarke como de la historia del mundo -tal que el duque de Wellington o María Estuardo en Antickes y Frets-. Los relatos ahondan, con esteticismo de Regencia, en el universo del folclore británico que tan bien maneja la escritora: continuas referencias al Rey Cuervo, el sidhe, a túmulos y brumas, a la reina Mabb. Resulta difícil, entre ellos, escoger alguno, pues todos son dignos ejemplos de esta gran verdad: a un buen cuento, por pequeño que sea, lo sostiene todo un mundo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios