Colaboración III Jornadas de Cooperación Cultural Hispano-Marroquíes

El Estrecho como nexo de unión histórico centra la inauguración

  • Ayer comenzó el encuentro organizado por la Fundación Provincial de Cultura de Diputación que se desarrollará hasta el viernes 30 de mayo en Tetuán

Llueve a ratos en Tetuán. De manera callada y fina, llueve y hace algo de frío, pero en el interior de la Universidad Abdelmalek Essaâdi (UAE) estudiantes, especialistas y profesores apenas echan cuenta al cielo color plomo. Todos están concentrados en las palabras del doctor Federico Molina Fajardo, palabras que hablan de las aguas del Estrecho como vía de unión histórica entre las dos orillas, palabras del arqueólogo municipal de Almuñécar que ayer inauguró las III Jornadas de Cooperación Cultural Hispano-Marroquíes.

El encuentro, organizado por la Fundación Provincial de Cultura de Diputación, arrancó su programa científico con la conferencia del reputado experto que aseguró que su segundo país "es Marruecos" y su segunda ciudad "es Tetuán". El ponente, presentado por partida doble -por el director del departamento de Estudios Hispánicos de la UAE, Adila Mustafa, y por el profesor Diego Ruiz Mata- hizo hincapié en las profundas relaciones entre el Norte de Marruecos y el Sur de España demostrando que a lo largo de la historia "hemos vivido al mismo tiempo". "España y Marruecos siempre hemos estado juntos, siempre ha habido unión".

De esta forma, a través de un discurso preñado de ejemplos y con el apoyo de la proyección de pruebas fotográficas de sus investigaciones, Molina Fajardo indagó en los lazos de unión "del triángulo Almuñécar, Tánger, Tamuda". Así, el conferenciante mostró, con las instantáneas, como enterramientos, vasos, joyas y otros restos arqueológicos coinciden en estas zonas en el mismo periodo histórico, un recorrido que Fajardo inició en la Edad de Bronce hasta la época púnica y llegando, aunque sin profundizar, a la romana.

Molina Fajardo, avalado por los 23 años de trabajo en el yacimiento de Tamuda y por su experiencia como arqueólogo municipal de Almuñécar, también aprovechó para lanzar algunas de sus hipótesis como la que apunta a que Tamuda "podría haber estado en funcionamiento en el Bronce final", es decir, "la antigüedad que hoy se le reconoce, aún sería mayor", anheló.

Pero antes de la ponencia del doctor, otras voces también quisieron dejar patente las íntimas relaciones entre dos territorios bañados por las implacables aguas del Estrecho. El presidente de la UAE, Mustafa Bennouna, la diputada de Cultura, Ana Mosquera, el decano de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas, Allati Abdelaziz, el director de Cultura de la región Tánger-Tetuán, Medí Zuak, el director del Departamento de Estudios Hispánicos de la UAE, Adila Mustafa, el poeta y coordinador del grupo de Investigación y Estudio sobre el Norte de Marruecos y España, Abderrahman El Fathi, además del profesor y coordinador científico de las jornadas, Ruiz Mata, presentaron oficialmente las jornadas con un espíritu de "recuperación de la memoria común" que "contribuya a que las nuevas generaciones recuperen también una identidad cultural que plantee nuevas vías de cooperación y que facilite el diálogo entre los dos territorios", como afirmó la diputada. Cooperación y "entendimiento", como recordaba Ruiz Mata, y "trabajo, colaboración y superación", como apuntaba Mehdí Zuak, y "constante revisión de los vínculos", proponía Adila Mustafa. "Demasiado dilatado ha sido el tiempo en que nuestros países se han ignorado, en el mejor de los casos, o han tenido tiempos de hostilidad. Pero afortunadamente esa época ha pasado", agradecía El Fathi. Estos deseos se vieron plasmados tanto en la conferencia inaugural como en la ponencia que cerró la mañana.

Paró de llover y el frío amainó. En las instalaciones de la Universidad Abdelmalek Essaâdi se hablaba de Prehistoria. En esta ocasión, Mostafa Hamzaoui presentó a los protagonistas del mediodía, el profesor de la UCA, José Ramos Muñoz, y Mehdí Zuak. El primero apostó en su charla "por el papel" que juega "este tipo de jornadas" en la posibilidad de interpretar la arqueología como piedra roseta para descifrar "cómo se relacionaban las sociedades" con vistas "a la aplicación de este conocimiento al presente y al futuro", mientras que el director de Cultura recordó, entre otros interesantes postulados, "cómo ya hace 80.000 años existía el hombre moderno en Marruecos mientras que en Europa apareció hace 40.000". Zuak también aseguro que "aunque hasta principios de los 70 no había especialistas marroquíes en estas investigaciones, actualmente ya pueden integrarse sin ningún problema a cualquier equipo".

Y estas jornadas darán buena cuenta de ello.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios