La Diputación Provincial descubre nuevos aspectos del Cádiz de 1812

  • Los profesores Alberto Ramos, Alberto Romero y Juan María Terradillos presentaron ayer los tres títulos de la Colección Bicentenario que este año edita el Servicio de Publicaciones de la institución

El espíritu constitucional sigue inundando la ciudad con la proliferación de actos que, durante estos días, conmemoran la agitación política y cultural que vivió el Cádiz de principios del XIX.

Precisamente los profesores de la Universidad de Cádiz Alberto Ramos Santana, Alberto Romero Ferrer y Juan María Terradillos Basoco pusieron ayer de manifiesto muchos de los aspectos novedosos que dieron vida a esta época convulsa y revolucionaria. Juntos tomaron el patio cubierto de la Diputación Provincial de Cádiz para presentar los tres nuevos títulos de la Colección Bicentenario-Cádiz 1812, que edita la institución provincial a través del Servicio de Publicaciones de la Fundación Provincial de Cultura.

De los aspectos puramente históricos se encarga el profesor y colaborador de este medio Alberto Ramos Santana, encargado de la coordinación de Del uno al otro confín. España y la lucha contra el corso insurgente hispanoamericano, 1812-1828, de Feliciano Gámez Duarte.

En su intervención, Ramos Santana incidió en el tono simpático que adopta el término "corso", que recoge el título de este libro. "Mientras que el pirata iba por su cuenta y riesgo antes de asaltar, el corso era un permiso que se concedía, dado que parte de estos beneficios pasaban al Estado". Por tanto, "el pirata es un corsario con permiso", añadió entre risas. Precisamente, esta obra indaga en cómo a lo largo de un periodo "estos corsarios insurgentes hispanoamericanos también hicieron un servicio por la revolución y la independencia", apuntó a este medio Alberto Ramos. Una obra surgida de una tesis doctoral dirigida por José Marchena, cuya temática fue escogida para la edición de este año por "interesante y desconocida".

La vertiente literaria de la colección, basada en ediciones de 1812, es terreno del profesor titular de Literatura Alberto Romero Ferrer, encargado de coordinar Las Cortes de Cádiz. Historia de la Revolución Española, de Vicente Blasco Ibáñez. Una obra editada por Pura Fernández, que ha sido escogida por el desconocimiento al que han sido sometidos muchos textos que hablan de esta época, como los de Blasco Ibáñez. De esta forma, Romero señaló que pese a que este periodo puso a Cádiz de moda en la literatura española y extranjera, sólo se conocen obras de Pemán o los Episodios Nacionales de Galdós. "Pero frente a estos valiosos testimonios también hay muchas obras que fueron rechazadas por motivos ideológicos". Entre ellas, la de este autor republicano en el exilio, más conocido por sus novelas costumbristas -algunas llevadas al cine- que por sus obras políticas. "Era hora de recuperar al Blasco Ibáñez más políticamente comprometido", dijo Romero. "Un autor que da una lectura progresista, moderna y muy avanzada de los acontecimientos de la Pepa, a los que consideraba una revolución".

Por su parte, Juan María Terradillos, responsable de los contenidos jurídicos de la colección, presentó Marginalidad, cárcel, las otras creencias: primeros desarrollos jurídicos de La Pepa. Terradillos señaló primeramente la necesidad de estudiar la Constitución del 12 desde un punto de vista actual, "ya que muchas de las cuestiones gestadas en aquella época siguen estando en el candelero". Así, desgranó ante el público las tres patas en que se divide la obra. Por una parte, la forma en que se constituyó el aparato del Estado en 1812 para hacer frente a la marginalidad, con textos de Lola Lozano y Alejandro Slokar; la libertad religiosa y la forma en que se plantea en el código penal, de Terradillos y el profesor Dionisio Llamazares; y, por último, la organización de las cárceles de mujeres, "un tema que aún sigue siendo hoy objeto de polémica", apuntó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios