David Morales estrena un baile bañado en el Atlántico

Comentarios 1

El Atlántico baña su baile desgarrador y flamenco. Baile de estreno, que emigra y vuelve al ritmo de las olas, del compás por palmas o del timbal. David Morales baña su baile con música, con cantes, de ida y vuelta, y "con mucha ilusión", dice. Toda la ilusión que cabe en el corazón de un estreno absoluto, del estreno de El Indiano, el tercer gran montaje del bailaor linense que esta noche, a partir de las nueve, vive su puesta de largo en El Puerto de Santa María.

"Es curioso pero esta vez no estoy tan nervioso como en los estrenos de las dos obras anteriores. Y no es porque no tenga ese gusanillo sino porque creo que es un espectáculo tan bonito que estoy deseando que la gente lo vea", explica el artista apenas un día antes de que el coliseo Pedro Muñoz Seca abra los brazos a un montaje donde "la comparación y el maridaje entre las músicas es fundamental", destaca.

Esta tercera apuesta de Morales incide en su pasión "por la investigación y la búsqueda" de nuevos encuentros musicales partiendo de un baile flamenco "tradicional", califica. "Es complicado no perderse y saber que lo que haces no es una locura y que es correcto. Por eso, en mi caso por lo menos, procuro rodearme y escuchar a gente que sabe. Las fusiones hay que hacerlas con mucho respeto. Con respeto, sobre todo, a los cajones en los que están colocados los diferentes sonidos y encontrando su punto común pero sin desvirtuarlos", relata el artífice de Abraçado, su anterior espectáculo que fusionaba el flamenco con la música brasileña.

En El Indiano Morales se centra en los cantes de ida y vuelta y arranca las maneras más flamencas de temas como el vallenato La gota fría o Juan Talamera. "En estos dos casos hacemos un bonito paso a dos con la bailaora Rosario Toledo", revela el bailaor que está "muy contento" con la participación de la gaditana en su espectáculo como artista invitada. "Además para estos pasos a dos he contado con la inestimable colaboración del coreógrafo Javier Latorre", se congratula Morales que cuenta "desde hace mucho tiempo" con la amistad del bailaor que "desde el principio se entusiasmó mucho" con este proyecto que tiene la "fantástica" dirección escénica de Julio Fraga.

Morales tampoco se queda corto en los elogios que dedica a otro de los colaboradores de El Indiano. "Javier es un magnífico músico, yo soy un gran admirador suyo y además es buenísima gente". Esta vez no habla de Latorre sino de Ruibal. El cantautor portuense canta en dos ocasiones durante El Indiano de Morales. "Canta una versión preciosa de Volver y otro hermoso tema, Ausencias", revela el creador que ya tuvo en sus filas al cantautor durante el montaje de Contrabandista "donde me dejó esa entrañable canción incluida en su disco Lo que me dice tu boca", agradece.

Tras el repaso a todos los artífices del proyecto, Morales prosigue la conversación con, aún, más fuerza y energía. "De verdad que estoy deseando que el público lo disfrute tanto como yo", incide cuando recuerda algunos de los números más interesantes como las alegrías, la soleá, la guajira, el zorongo con el que se inicia el espectáculo, la colombiana, las dos vidalitas "una flamenca y otra uruguaya" , apunta, y las dos milongas "una flamenca y otra argentina", distingue.

Tras su estreno en El Puerto, El Indiano se representará en el Teatro Cervantes de Málaga, dentro del ciclo Flamenco viene del Sur, estará una semana en Barcelona, un mes y medio de gira por Japón y cerrará la Bienal de Sevilla el próximo 10 de octubre. "En mi tierra, La Línea, posiblemente, llegaremos en junio o julio", baraja, entusiasmado, el bailaor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios