Cuentos que ayudan a estimular el lenguaje oral de los más pequeños

  • Juan Carlos Arriaza publica su octavo libro con Cepe, una guía práctica dirigida a profesores, alumnos y padres

Comentarios 1

Juan Carlos Arriaza es profesor de audición y lenguaje, y tiene la escritura como afición. Nació en Jaén, pero lleva "media vida" en Cádiz. En el año 2000, cuando estaba destinado en un colegio de infantil y primaria de El Cuervo y atendía individualmente a niños con problemas de audición y lenguaje, decidió entrar en sus clases, para ver cómo actuaban en grupo. Entró contando un cuento, en el que intercalaba ejercicios de praxias, respiración, soplo, ritmo, vocabulario, discriminación auditiva, comprensión y expresión. Era un cuento interactivo, en el que los alumnos participaban.

La experiencia le encantó a los niños y fue repitiéndola, introduciendo cuentos inventados por él mismo y en los que los niños trabajaban de forma dirigida y divertida distintos fonemas. "Son cuentos para aprender conceptos básicos y trabajar el lenguaje comprensivo y expresivo y el vocabulario", apunta Arriaza.

El resto de profesores se dieron cuenta de que estos ejercicios le servían a todos los alumnos. Entonces, decidió hacer un programa de estimulación del lenguaje oral para alumnos de infantil con fichas que les sirvieran a él y a sus compañeros. Y es que, según cuenta Juan Carlos Arriaza, descubrieron que la estimulación del lenguaje oral en educación infantil "es básica y puede influir en la prevención de posibles trastornos posteriores del lenguaje".

Los compañeros del colegio le animaron a mandar el material a una editorial y, a los dos meses, Cepe (Ciencias de la Educación Preescolar y Especial) le publicó su primer libro. Este año ha visto la luz el octavo, titulado La estimulación del lenguaje oral. Guía práctica, que recoge sus experiencias iniciales en el colegio de El Cuervo.

El material que presenta este volumen está dirigido a maestros de Infantil, "a los que les sirve de guía para secuenciar el trabajo con fonemas", a los alumnos, "que son los principales actores de estos programas", y a la familia de los niños, ya que los cuentos deben trabajarse en casa. Y llevan moraleja "para trabajar también los valores". El libro presenta asimismo actividades dirigidas y dibujos.

Juan Carlos Arriaza cuenta que nunca imaginó que el material que él elaboraba para su trabajo en clase tuviese tan buena acogida. "La mayor satisfacción es comprobar que lo que tú haces le puede servir a mucha gente. Y ver que mis libros aparecen en la bibliografía de algunas carreras de Magisterio", comenta el autor, a quien llaman de distintos puntos de España para dar cursos y ponencias sobre el tema. Afirma que recibe correos de personas de diversos lugares del país para hacerle consultas sobre su experiencia y proponerle ideas.

Juan Carlos Arriaza continúa con su afición a la escritura y ya tiene nuevos relatos. Está pendiente de publicar un libro de cuentos para aprender vocabulario básico con Aljibe y tiene casi acabado otro de cuentos centrados en los sinfones con r. "Comprobar que esto sirve, me estimula para seguir", concluye.

Etiquetas

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios