Museo

Arte en miniatura

  • Arcos acoge el museo MundiArte, una muestra de obras de los grandes maestros de la pintura realizadas en piedras, que ocupan menos que la palma de la mano

Obras de arte con tamaños que no cubren ni siquiera la palma de una mano. Y pintadas al óleo sobre pequeñas piedras. Es el arte de la miniatura, del detalle, de la precisión, que a más de uno lo deja sin palabras.

Éste es el nuevo reclamo con el que cuenta la localidad de Arcos, cuya oferta cultural se ha ampliado, recientemente con la apertura de un pequeño y novedoso museo de pinturas en miniaturas llamado MundiArte. La apuesta pictórica ha abierto sus puertas en pleno casco antiguo de la localidad serrana, en la calle Deán Espinosa, 12, para exponer 162 obras en miniaturas de los grandes maestros de la pintura, que se encuentran en los museos más importantes del mundo, con la particularidad de que éstas están realizadas al óleo, utilizando como soporte pequeñas piedras, muchas de ellas del tamaño de un huevo, que pueden encontrase en cualquier playa de la costa.

El manchego Ángel Ruiz es el padre y alma de este original proyecto, que ha llegado hasta Arcos para quedarse. Publicista de profesión, que dejó por su vocación a la pintura, considera que este museo es "único" en Europa. Así que sus obras en miniaturas de grandes autores y de creación propia las empezó a hacer hace 20 años. "Fue por casualidad porque mi hija se encaprichó con unas piedras pintadas. Y me dije por qué no utilizar ese soporte tan inusual y virgen para la pintura", comenta. Así que empezó su afición pintando las obras más insignes de los grandes maestros: Velázquez, Goya, Rubens, Murillo, Picasso o Dalí, entre otros muchos. Inició una colección propia que paseó, a través de exposiciones itinerantes, por toda España, durante 12 años, hasta que decidió asentarse en Arcos, donde abrió hace dos meses este museo. El recorrido por sus salas encierra 10 años de su trabajo, que supone más de 8.500 horas con el pincel en la mano frente a pequeñas piedras, muchas de ellas recogidas en las costas malagueñas. En la reproducción de la Rendición de Granada, obra de Francisco Pradillo, estuvo Ruiz trabajando 218 horas. Una hazaña en la que no sólo se deja los ojos, también, el pulso, como bien explica. El detallismo de las Meninas, de Velázquez, en una minúscula piedra deja sin aliento a más de uno o las dos Gioconda, que lucen en una de las vitrinas. Esta vez, la más pequeña de las Gioconda está pintada en placa de cobre y está propuesta para el Récord Guinnes. Cuando abordó la Rendición de Breda, también de Velázquez, tuvo la oportunidad de realizarla frente a la obra original en el propio Museo del Prado.

La predilección de Ruiz por trabajar la piedra como el mejor de los lienzos le ha llevado, en más de una ocasión, a una búsqueda dilatada. Fue el caso de la piedra que sustenta el magistral Guernica, de Picasso. Ruiz tardó dos años en encontrar la piedra perfecta para realizar esta pintura en miniatura. "Ninguna de las piedras con las que trabajo se ha retocado. Algunas tienen defectos y pinto sobre ellas", aclara este artista, cuya colección recibió en 1999 un premio del Ayuntamiento de Madrid. "Hasta los Reyes hicieron una mención a esta obra durante una convención sobre arte clásico", dice el autor. MundiArte cuenta, también, con series sobre reyes, los seis presidentes de la Democracia Española, sobre la Familia Real, personajes famosos de la vida social y artística y escenas taurinas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios