Aranda y Marsé otra vez

El octogenario Vicente Aranda adapta de nuevo al novelista Juan Marsé en Canciones de amor en Lolita's Club. El polémico cineasta regresa a las historias contemporáneas tras visitar la historia en Juana la Loca y la literatura de caballerías en la incomprendida Tirant lo Blanc. El film obliga a un esfuerzo interpretativo a Eduardo Noriega, que da vida a dos hermanos mellizos. Uno es un violento policía amenazado por ETA y con enemigos también en las mafias de la prostitución. Ante tanto peligro decide quitarse de en medio un tiempo, volviendo a casa de su padre. Allí se encuentra con que su hermano, deficiente psíquico, trabaja precisamente en un burdel y se ha enamorado de una de las chicas que ofrece su servicio allí. Lo curioso del proyecto es que Marsé lo escribió primero como guión para Fernando Trueba y cuando no cuajó lo convirtió en novela, hasta que por fin ha encontrado su camino al cine gracias a Aranda.

Comienzan a sacar la oreja los inevitables filmes de animación que abundan en estas fechas prenavideñas. Hoy llega a las pantallas Bee Movie, de la factoría Dreamworks, que cuenta como una abeja pasa su vida entre fabricar miel y su descanso en la colmena. Un día sale a la calle y se hace amigo de una florista que le salva la vida. Pero ella le descubre un secreto terrible: los humanos llevan siglos saqueando la miel que hacen las abejas. Decide poner orden en esa situación y demandar a nuestra raza.

Hitman es una coproducción francoamericana que explota una de las nuevas fuentes de energía del cine actual, como son los videojuegos. Timothy Olyphant, el villano de La jungla 4.0, da vida al personaje de las consolas, en una adaptación que no oculta su vocación de espectáculo violento y de ultraacción. Olyphant es el Agente 47 creado genéticamente y un perfecto asesino sin conciencia. Pero en una misión se le complican las cosas. Le persigue la Interpol, personificada en Dougray Scott, los servicios secretos rusos y sus propios compañeros. Para salvarse secuestra a la amante de un mafioso ruso, que le provoca sentimientos desconocidos para él.

Luke Wilson y Kate Beckinsale protagonizan Habitación sin salida, un nuevo thriller psicológico. Un matrimonio que ha decidido separarse vuelven de un viaje en carretera y su coche se avería al tomar un desvío. Se alojan en un motel cutre. En la habitación, ven películas que hay allí de una gran violencia, descubriendo que se han rodado allí mismo. Al intentar salir no pueden. Han caído en manos de unos directores de snuff movies que los van a usar para su próxima obra.

El veterano Robert Benton, uno de los pocos directores setenteros que quedan en el cine americano autor de la lejana ya Kramer contra Kramer, presenta hoy El juego del amor, con la ayuda de Morgan Freeman y Greg Kinnear. Un escritor frecuenta la cafetería de su pequeño pueblo donde comprueba como el amor nos afecta a todos, ya que observa los líos que se montan entre sus vecinos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios