Apasionante relato hospitalario

  • La exposición de Emma Cano relata pictóricamente las complejas experiencias que los enfermos deben vivir, el ambiente de dolor que se respira

La obra sociocultural de Unicaja tradicionalmente se había caracterizado por una gran apuesta por el arte contemporáneo. Sus proyectos expositivos se ofrecían con trascendencia y respondían a los mejores planteamientos de la plástica actual; además, la entidad crediticia con sede principal en Málaga poseía importantísimas salas hasta donde recalaban muestras de significación con los nombres de mayor proyección de nuestro arte. Los tiempos duros que acontecen y las necesidades perentorias de este tipo de instituciones han hecho reducir manifiestamente la realidad expositiva, en otro tiempo tan atractiva y con tanto entusiasmo. Ahora, pocos asuntos de máximo interés se desarrollan auspiciados por la caja andaluza que dirige Braulio Medel y los que acontecen se itineran por toda la geografía donde Unicaja posee salas de exposiciones. Se echan de menos aquellas felices manifestaciones de gran exuberancia artística y se ansía que los espléndidos espacios de la caja vuelvan a llenarse del contenido que actualmente tenían y que, ahora, no se dan con la continuidad de otros tiempos.

En la actualidad, el espléndido centro artístico de la gaditana calle San Francisco presenta la muestra de Emma Cano, una artista de la que hay que comenzar diciendo que se trata de una buena pintora, que se encuentra en posesión de un bagaje pictórico importante, que nos plantea un dibujo infinitamente esclarecedor, elegante y de mucha fuerza estructural y que maneja los rudimentos de la pintura con muchas buenas argumentaciones y con una técnica fuera de toda duda. Sin embargo, varias consideraciones se desprenden de la contemplación de esta exposición. En primer lugar, no se puede tener ni un ápice de duda sobre el sentido artístico de Emma Cano; se trata de una pintora poderosa, entusiasta y con muy buenos planteamientos constitutivos. Todo esto se constata en la pintura expuesta y, sobre todo, en sus cuidadísimos y contundentes dibujos de espléndido sentido ilustrativo. No obstante, considero que a la exposición le sobran demasiados argumentos explicativos, excesivos textos que redundan en el ya de por sí absoluto carácter representativo que muestran las obras. La buena estructuración pictórica de la pintura de esta artista no necesita absolutamente tan recurrentes registros. Por otro lado, creo bajo mi humilde punto de vista que el comprometido relato de las piezas pierde mucho de su carácter cuando la artista se empeña en aderezar alguna de sus obras con una ambientación de cierta espiritualidad y que hace disminuir el verdadero carácter social que las anima.

La exposición de Emma Cano relata pictóricamente lo vivido en un hospital, las muchas duras circunstancias que acontecen en su seno, las complejas experiencias que los enfermos deben vivir, la agonía de muchos, el ambiente de dolor que se respira, las soledades, los miedos…; también, la artista nos hace transitar por el trabajo de médicos y enfermeros, la realidad de los quirófanos, la tensión de los profesionales. Todo ello muy bien compuesto y perfectamente transmitido desde una pintura y, sobre todo, desde un dibujo lleno de carácter artístico.

Salvo esas mínimas situaciones que no, creo, que sirvan demasiado para el conjunto de lo representado, la exposición nos parece afortunada, distinta y con mucho sentido ilustrativo.

Centro Unicaja Cádiz

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios