Ángeles Caso, ganadora planetaria

  • La periodista asturiana conquista el Premio Planeta, un certamen que rozó hace 15 años, con una novela de inmigración · El malagueño Emilio Calderón, finalista

El Planeta ya tiene nombre. Nombre de mujer. La asturiana Ángeles Caso conquistó ayer el galardón literario más importante de las letras españolas, mientras que el escritor malagueño Emilio Calderón se alzó como finalista de la LVIII edición del premio de novela, durante la noche de ayer en el transcurso de la tradicional gala que se celebró en el Palau de Congressos de Catalunya. Pero fue una gala con sobresalto, pues el escritor Pere Gimferrer, miembro del jurado, se desmayó en el escenario mientras la ganadora agradecía el galardón.

La periodista convenció a los miembros del jurado con una obra sobre los avatares de una joven caboverdiana que emigra a Europa. Contra el viento es el título definitivo de la novela de la escritora, que se escondía bajo el seudónimo de Virginia Évora, y que concursó con el rótulo provisional de El viaje. Calderón, por su parte, eligió el sobrenombre de Blas Bolarín y de Al oeste del este para una novela que se llamará definitivamente La bailarina y el inglés, y que recrea los últimos tiempos del dominio británico en la India, a través de un jefe de policía que tendrá que resolver misteriosos crímenes.

La escritora asturiana, en su intervención, recordó el año en que fue finalista del premio y dio las gracias al jurado de entonces y al de ahora. También se acordó de sus amigas: “Belinda o Anatasia, entre otras, porque todas ellas me han prestado sus vidas para poder escribir esta novela”, acertó a decir apenas unos minutos después de que los miembros del jurado -integrado por Alberto Blecua, Pere Gimferrer, Álvaro Pombo, Carmen Posadas, Rosa Regás y Juan Eslava Galán- anunciaran el nombre de la autora que, efectivamente, en 1994 ya se vio agasajada en esta misma cena al quedar finalista del Planeta con El peso de las sombras, una edición donde se proclamó vencedor Camilo José Cela. De esta forma, Caso pasa a formar parte de la selecta lista de ganadores que, anteriormente, se quedaron a las puertas de la máxima gloria, como María de la Pau Janer, Sánchez Dragó, Mercedes Salisachs o el vencedor del pasado año, Fernando Savater.

Caso siguió hablando de sus amigas: “Estas mujeres luchan contra el viento de la miseria, contra el viento de la falta de educación, contra el viento de los sueños frustrados y contra el viento de emigrar y dejar sus países para cuidar nuestras casas y nuestros hijos. Ellas son las heroínas del siglo XIX y yo les presto mi voz”.

En medio de su discurso se produjo el desmayo de Gimferrer, que fue atendido por los servicios médicos en el mismo escenario y evacuado de la sala unos minutos después algo más recuperado. Posteriormente, el médico de la editorial Planeta, Joan Pere Serrano, compareció ante la prensa para explicar que el académico había sufrido una lipotimia, que ya por la tarde había presentado algunas molestias gástricas y que, por precaución, iba a ser trasladado a un hospital para realizarle algunas pruebas.

Con este nuevo reconocimiento, Ángeles Caso (Gijón, 1960) también se corona con la ‘triada planetaria’, ya que en el año 2000 la autora se alzó con el premio de novela Fernando Lara por Un largo silencio. Licenciada en Geografía e Historia, con especialidad en Historia del Arte, comenzó su carrera como escritora a la edad de 35 años. El éxito la tocó en 1993 cuando publicó Elisabeth de Austria-Hungría. Álbum privado. Además de El peso de las sombras, en 1994 y Un largo silencio, Caso ha publicado El mundo visto desde el cielo (1997), El resto de la vida (1998), El verano de Lucky (1999), la guía Asturias desde la noche (1988) y Aunque haya niebla (1992). Como periodista, ha trabajado en Televisión Española, Cadena Ser, Radio Nacional de España y en diversos periódicos y revistas.

Emilio Calderón (Málaga, 1960), que también es poseedor del premio Fernando Lara (2008) por su obra El judío de Shanghai, dijo que su libro es una novela de aventuras, donde también hay amor, que está ambientada en la India de 1944, cuando las tropas japonesas querían invadir el país, y que los protagonistas son una bailarina y un inglés, como de manera explícita señala el título de la obra, que está escrita en primera persona: “Es una historia de conspiraciones, aunque el trasfondo es que ninguno de los dos se siente identificado con el mundo al que pertenecen”. El finalista se inició escribiendo ensayos históricos para pasar a idear novelas juveniles y cuentos para niños. Desde entonces ha publicado una docena de títulos, entre los que destacan La momia que me amó, Continúan los crímenes en Roma o Roma no paga traidores.

Mientras que el nombre de Calderón no estaba incluido en ninguna quiniela, Ángeles Caso comenzó a sonar durante la tarde de ayer como firme candidata a los 601.000 euros del premio entre los mentideros literarios y periodísticos que se estructuran cada año en torno a los actos centrales de la concesión del Premio Planeta. El rumor no fue fruto del azar. Y es que la ganadora del Planeta concedió una entrevista el mes pasado donde adelantaba el argumento de su próxima novela,  un libro sobre la historia de una inmigrante basada en un hecho real, de las aventuras de una amiga suya en Cabo Verde. Argumento que coincidía con una de las diez obras finalistas del galardón.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios