Alonso califica de "excepcional" el pecio hallado en las obras de la terminal de contenedores del puerto de Cádiz

  • La nao hundida ha sido fechada en el siglo XVIII. En rueda de prensa, el consejero de Cultura y Deportes subrayó el "enorme y rico" patrimonio subacuático de las costas andaluzas

Comentarios 4

El consejero de Cultura y Deporte, Luciano Alonso, ha tildado de "excepcional" los trabajos realizados para el traslado del primer pecio hallado en las obras de construcción de la terminal de contenedores del Puerto de Cádiz, que ya se encuentran en su lugar de destino final, a una cota de profundidad de cinco metros, fechando la nao hundida en el siglo XVIII.

En rueda de prensa, Alonso ha subrayado el "enorme y rico" patrimonio subacuático de las costas andaluzas, enfatizando, además, el trabajo conjunto de la Junta de Andalucía y la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz para hacer posible este operación que, además, es "la primera vez que se realiza en España". Al hilo, ha señalado que el protocolo de intervención en este pecio ha sido "claro", al objeto de salvaguardar su riqueza para su posterior estudio que llevará a cabo el Centro de Actividades Subacuáticas (CAS), un centro "de primer nivel", según ha apuntado.

Asimismo, ha recordado la operación de traslado del pecio, diseñada y ejecutada en todas sus fases por la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz (APBC), que fue aprobada y supervisada "en todo momento" por técnicos de la Consejería de Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía y del Centro de Arqueología Subacuática, así como por los arqueólogos de Divership Diving, S.L., empresa adjudicataria de los trabajos submarinos, y de TANIT, encargada de la dirección arqueológica.

Por su parte, el presidente de la APBC, Rafael Barra, ha explicado que la operación se dividió en tres partes. Una primera de elevación del conjunto de su ubicación original, mediante la estructura metálica superior que fue construida a tal efecto por la empresa Caminos Canales y Puertos.

La segunda maniobra consistió en el traslado del pecio, siguiendo una trayectoria de navegación hasta el recinto de destino que había sido comprobada previamente asegurando la existencia de calado suficiente. En todo momento, el recorrido se siguió mediante GPS. Durante toda la maniobra se fue controlando el peso del conjunto, con el objetivo de asegurar que no se produjeran pérdidas de material durante la operación de traslado.

La tercera de las maniobras fue la de descenso en el recinto de destino, a una cota de unos cinco metros, donde se llevarán a cabo los estudios del pecio.

Según ha subrayado Rafael Barra, uno de los momentos "más complicados" fue el del paso de las cinchas por debajo del pecio y tensionarlo a igual nivel con un peso de 400 kilos, así como su elevación, "por el temor a que se rompiera, tras más de doscientos años bajo el agua, debido a la mineralización de la madera".

En relación al segundo pecio encontrado durante las obras de construcción de la terminal de contenedores, Barra ha asegurado que se está investigando la posibilidad de su traslado, aunque, de momento, no parece necesario. En el mismo, ya se han encontrado algunos objetos de cerámica, botellas de vidrio e incluso algunas ánforas con aceitunas enteras.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios