Alberto Ramos y Gonzalo Butrón estudian la Constitución de Cádiz más allá de 1812

  • Los historiadores presentaron ayer junto a Javier Aroca el libro 'Cádiz, escuela política'

La taberna La Manzanilla acogió ayer la presentación del estudio Cádiz, escuela política. Hombres e ideas más allá de 1814 (Sílex), un proyecto que parte "de la idea básica de que, mientras Fernando VII reinaba en España, la Constitución de 1812 consiguió convertirse en un modelo en Iberoamérica y en Europa, y fue utilizada por algunos historiadores para ilustrar cómo España aspiraba otro modelo gobierno y como escuela de constitucionalismo", comenta el catedrático Alberto Ramos, que estuvo acompañado en la presentación por el también historiador Gonzalo Butrón y por Javier Aroca, del Centro de Estudios Andaluces.

El título ilustra además, cómo el texto proclamado en Cádiz, una de las "constituciones básicas del momento, junto a la norteamericana y la francesa", propició y abrigó "el nacimiento de una opinión pública y el surgimiento de la prensa libre"; sin olvidar la influencia de una nueva "cultura política: mujeres, burguesía comercial y médicos profesionales".

El texto constitucional de 1812 fue utilizado, además, como inspiración en las propias constituciones de los países iberoamericanos en sus respectivos procesos independentistas, "Nápoles, Sicilia, Portugal... siguieron también ese mismo modelo, e influenció enormemente a los liberales de la Rusia del XIX, que lo utilizaron como bandera ideológica".

"Sin embargo -apunta Ramos-, la Constitución de 1812 se utilizó como referente en Europa porque fue ejemplar en el ámbito de la revolución política y en la lucha de un país por la independencia. Ejemplar en las luchas por las políticas liberales que se dieron en el continente europeo, que tuvieron en España un modelo de resistencia contra un gobierno no deseado y en la Constitución de Cádiz, una realidad política a la que podían aspirar".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios