Las nuevas tecnologías destapan una brecha en el sistema dictatorial cubano

  • El vídeo con las críticas estudiantiles al régimen castrista se ha difundido a velocidad de vértigo por La Habana gracias a una filmación clandestina · Las quejas de los ciudadanos se difunden por internet

La crítica en aulas y centros de trabajo de Cuba sobre problemas de la población no es una novedad, pero sí el incremento de episodios que, a diferencia del pasado, comienzan a difundirse pública y profusamente de la mano de las nuevas tecnologías.

El último capítulo lo protagonizaron los trabajadores cubanos de la embajada de Alemania en La Habana, que se niegan a pagar un impuesto recientemente aprobado por las autoridades sobre las gratificaciones extrasalariales que reciben en divisas quienes trabajan para extranjeros.

Un correo con la posición de estos empleados circula por La Habana con los motivos para la negativa, tras una semana marcada por la difusión de un vídeo en el que estudiantes de la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI) interpelaron al presidente de la Asamblea Nacional, Ricardo Alarcón.

Uno de ellos le preguntó por qué los cubanos no tienen una forma "viable" para viajar al exterior, en referencia al permiso de salida preceptivo para los residentes en la isla, o sobre las razones para que no puedan entrar en los hoteles del país.

Más allá de su contenido, el vídeo ha rodado a una velocidad de vértigo por la capital cubana y, a diferencia de lo que ocurría en el pasado, cuando este tipo de incidentes, si llegaban a suceder, quedaban circunscritos al ámbito en que se producían, hoy corren como pan caliente.

El vídeo parece profesional, con tomas de al menos tres cámaras y buena calidad técnica, y no una filmación clandestina o de aficionado.

"En la práctica, en la ciudad no se habla de otra cosa. En tres días o cuatro días corrió por toda La Habana", indicó a Efe un observador extranjero.

Para él, las protestas en la UCI se produjeron de forma "totalmente" espontánea y recogen el sentir de multitud de problemas que se encuentran en boca de todos en la calle. "Lo que no creo que sea tan espontáneo es la difusión", agregó, al considerar que "hay interés en que se pongan en la calle determinados temas". "Creo que una mano bondadosa le puso los patines y lo echó a andar", señaló, pero matizó que "a veces ocurren accidentes".

El vídeo de la UCI se suma a otra grabación que la semana pasada circuló con interpelaciones de trabajadores de empresas extranjeras empleados por medio de la Agencia de Contratación a Representaciones Comerciales (Acorec, estatal) a responsables de la entidad.

Los trabajadores se quejaron de que el Gobierno les quiera gravar (entre 10 y 50 por ciento, según el monto) las gratificaciones.

Las quejas de esa reunión, por momentos subidas de tono, también circularon con cierta fluidez por la capital cubana.

El presidente provisional, Raúl Castro, convocó a la población en septiembre y octubre pasados a debatir sobre los problemas del país, tras un discurso de julio de 2007 en el que reconoció que en Cuba hacen falta reformas "estructurales".

Sobre estos debates, Raúl Castro, indicó que fueron "útiles y necesarios", e incluso coincidió con aquellos que consideran que en Cuba hay "exceso de prohibiciones".

Desde que a principios de 2007 apareciera en internet un insólito debate entre intelectuales sobre el "quinquenio gris", como se denominó al periodo de caza de brujas contra artistas e intelectuales por homosexualidad o por supuesta "falta de compromiso", la polémicas se han vuelto más públicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios