La segregación de hombres y mujeres en los autobuses Israelíes llega a tribunal

  • Los magistrados estudian una querella presentada por la escritora Naomi Ragen, que denunció que había sido "humillada, insultada y amenazada físicamente" por no respetar la costumbre de que las mujeres se sienten en las filas traseras

El Tribunal Supremo israelí estudia una demanda contra la segregación de hombres y mujeres en los autobuses que sirven a la comunidad ortodoxa judía, a raíz de denuncias de coerción y amenazas contra pasajeras "rebeldes".

Los magistrados estudiarán una querella presentada por la escritora Naomi Ragen, que hace un año denunció que había sido "humillada, insultada y amenazada físicamente" por no respetar la costumbre entre los ortodoxos de que las mujeres se sienten en las filas traseras de los autobuses, y los hombres en las delanteras.

La querellante alega que es ilegal ese orden en el interior de los autobuses que sirven a los ortodoxos, aunque responda a un acuerdo entre ese grupo religioso y la compañía Egged, que tiene casi el monopolio del transporte publico en este país.

Ragen, judía observante, y el Centro Israelí de Acción Religiosa (CIAR), que depende de la corriente judaica Movimiento Reformista, recurrieron al tribunal pues "el Gobierno no está dispuesto a solucionar esto, y por tanto debe intervenir la justicia", explicó la abogada de esa institución religiosa, Einat Hurvitz.

Los demandantes exigen imponer a la empresa de transportes y a los contratantes de ese servicio para ortodoxos la norma de que la separación entre mujeres y hombres debe ser voluntaria, y no objeto de coerción por parte de los integristas religiosos.

Según la letrada, la segregación sexual que existe en los medios de transporte se ha extendido a otros sectores de los servicios públicos, como centros médicos y oficinas postales.

Las demandantes comparan la actual situación con la discriminación racial registrada hasta la década de los años veinte en el sur de Estados Unidos, y el régimen de "apartheid" que estuvo vigente en Sudáfrica hasta la década de los años 90.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios