Los misiles intercontinentales vuelven a desfilar por Moscú

  • Por primera vez desde la caída de la URSS, el Kremlin ha vuelto a exhibir material bélico en esta parada militar que conmemora la capitulación de la Alemania nazi.

Comentarios 1

Una impresionante demostración de poder militar marcó hoy en Moscú el desfile militar que conmemora la capitulación de la Alemania Nazi hace 63 años, en lo que los rusos denominan la 'Gran Guerra Patria'. Por primera vez desde la caída de la Unión Soviética, el kremlin ha vuelto a exhibir material bélico en esta parada militar, incluidos misiles intercontintentales y bombarderos estratégicos. En su discurso en la Plaza Roja, dos días después de convertirse en presidente de Rusia, Dimitri Medvedev, hizo un llamamiento a no olvidar las lecciones de la II Guerra Mundial teniendo presente siempre la observancia del derecho internacional.

En el desfile, que coincidió con un jornada soleada de primavera en el impresionante marco de la Plaza Roja, participaron 8.000 militares, 111 vehículos y 32 aviones y helicópteros de combate. El desfile incluyó las partes histórica y moderna. En la parte histórica, los oficiales y soldados vestidos con uniformes de los tiempos de la Gran Guerra Patria marcharon con banderas e insignias del Ejército Soviético.

Luego desfilaron unidades de todas las Armas, incluido material bélico pesado: tanques, blindados, vehículos de transporte del Ejército, piezas de artillería, lanzaderas de misiles, aviones y helicópteros. Desde hace más de 17 años, en la Plaza Roja no se había celebrado desfiles con exhibición de armamento y material bélico, según subrayó la agencia rusa Ria/Novosti en información recogida por otr/press.

Esta vez fueron exhibidos los modernos tanques T-90, vehículos de infantería BMP-3, piezas de artillería autopropulsadas 'Sprut', lanzamisiles múltiples 'Smerch', sistemas antiaéreos S-300 'Favorit', lanzaderas de misiles 'Iskander M', sistemas de misiles estratégicos 'Topol M', obuses autopropulsados 'Msta S' y sistemas antiaéreos 'Buk'. En la parada aérea participaron el avión de transporte militar An-124 'Ruslan' -uno de los aparatos aéreos más grandes del mundo-, los bombarderos estratégicos Tu-160 y Tu-95MS, el bombardero de acción lejana Tu-22M3, el avión nodriza IL-78, los cazas MiG-29, MiG-31 y Su-27, los bombarderos tácticos Su-24 y Su-34, así como los helicópteros Mi-8.

"Nuestras Fuerzas Armadas crecen de manera sólida, como la propia Rusia", proclamó el presidente ruso, Dimitri Medvedev en un breve discurso durante el acto castrense, que contó con la presencia en la tribuna de autoridades de su antecesor y actual primer ministro, Vladimir Putin.

El derecho internacional frente a las ambiciones

Medvedev llamó a mantener presentes las lecciones de la II Guerra Mundial y advirtió sobre la seria amenaza que representa las demandas sobre "revisiones de fronteras y el menosprecio al derecho internacional", en clara alusión al nuevo Kosovo independiente de la aliada Serbia y a las tensiones secesionistas en algunas regiones rusas. "La fiesta de la Victoria se ha converttido en la más sagrada y será para siempre un símbolo de nuestra unidad nacional", proclamó.

"La historia bélica del mundo muestra que los conflictos armados no se originan por sí mismos. Están instigados por aquellos que ponen sus ambiciones por delante de los intereses de países y continentes, de los intereses de millones de personas", según la declaración de Medvedev, recogida por otr/press de la agencia Itar/Tass.

Para el presidente ruso, "millones de ciudadanos no sólo de Ruisa, sino también de la antigua URSS y de otras partes del mundo celebran el Día de la Victoria. No se puede ignorar las normas del derecho internacional, sin las cuales una vida segura y orden mundial justo son imposibles".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios