Los laboristas británicos apelan al "voto útil" para frenar a Cameron

  • Dos ministros instan a apoyar a los liberal-demócratas en zonas donde vencerían a los conservadores · Brown afirma que asumirá "toda la responsabilidad" en caso de derrota

Los laboristas del primer ministro británico, Gordon Brown, buscan el voto útil como única forma de frenar el avance tory (conservadores) de cara a las elecciones generales de mañana en el Reino Unido.

El avance del líder liberal-demócrata, Nick Clegg, durante esta campaña electoral, y la ventaja de los conservadores de David Cameron en los últimos sondeos de intención de voto han aumentado la presión sobre el laborismo, que lleva 13 años en el poder.

Las tres principales formaciones del país apuraron ayer en distintos puntos del país sus últimos esfuerzos para tratar de convencer a los votantes que continúan indecisos de cara a los comicios.

Según los últimos sondeos, todo parece indicar que ningún partido sacará una mayoría absoluta, algo que rara vez ocurre en este país, donde el sistema electoral de mayoría simple a una sola vuelta propicia el bipartidismo entre las dos principales formaciones: conservadores y laboristas.

Por ello, el ministro de Escuelas, Familia e Infancia, Ed Balls, y el representante del Gobierno para Gales, Peter Hain, sugirieron que los laboristas consideren el "voto táctico" para impedir que los conservadores lleguen al poder. Ambos abogaron por que los votantes apoyen al Partido Liberal Demócrata en las circunscripciones en las que esa formación, tercera del país, compite con los tories y tiene posibilidades de vencer.

Para algunos, la petición del recurso al voto táctico puede ser interpretada como señal de desesperación del laborismo, por detrás de los conservadores en los sondeos.

"Yo siempre quiero que gane el candidato laborista", declaró Balls a la revista The New Statesman, e insinuó que en lugares como North Norfolk (noreste inglés), donde vive su familia, apoyaría a los liberal-demócratas porque tienen posibilidades de ganar frente a los conservadores, subrayando que "quiero dejar fuera a los tories".

En esa misma línea, Hain animó a los votantes desde el diario The Independent para que voten "con la cabeza, no con el corazón".

Por su parte, Brown se refirió ayer a una posible derrota de su formación y aseguró que asumiría "toda la responsabilidad" en ese caso. El premier daba a entender así que renunciaría a la jefatura del partido si los laboristas pierden el Gobierno después de 13 años.

Mientras, un candidato laborista por una circunscripción inglesa, Manish Sood, calificó a Brown como el peor primer ministro que ha tenido el Reino Unido. Según declaró al periódico local Lynn News, "a inmigración ha subido, lo que está creando fricciones en las comunidades. El país tiene más problemas. La labor de los ministros se ha vuelto burocrática y la acción de los ministros ha ido cuesta abajo. Es corrupto", afirmó. "Creo que Gordon Brown ha sido el peor primer ministro que hemos tenido en este país", sentenció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios