Un enviado especial del Dalai Lama llegará el sábado a China para iniciar conversaciones

  • Los enviados intentarán "impulsar" el proceso de negociaciones respecto al Tíbet con el fin de llegar a una solución "satisfactoria para ambas partes"

Una delegación tibetana llegará el sábado a China para participar, en nombre del Dalai Lama, en conversaciones "informales" con las autoridades chinas, según informó el viernes en un comunicado la oficina del líder del Tíbet en el exilio.

La delegación estará compuesta por el enviado especial del Dalai Lama, Lodi Gyaltsen Gyari, y el enviado Kelsang Gyatsen, que tendrán como misión discutir la crisis que ha vivido el Tíbet desde el pasado 10 de marzo.

"Trasladarán la preocupación de Su Santidad el Dalai Lama sobre la gestión de la situación efectuada por las autoridades chinas y darán sugerencias para traer la paz a la región", aseguró en la nota el secretario del líder tibetano, Chhime R. Chhoekyapa.

Los enviados intentarán también "impulsar" el proceso de negociaciones respecto al Tíbet con el fin de llegar a una solución "satisfactoria para ambas partes".

La agencia oficial china de noticias, Xinhua, había informado el pasado 25 de abril de que en "días próximos" "los departamentos pertinentes" del Gobierno central mantendrían "contacto y consultas" con un representante privado del Dalai Lama.

"Se espera que a través de estos contactos y consultas, el Dalai Lama tome decisiones creíbles para frenar las actividades destinadas a separar China, que deje de conspirar para incitar a la violencia y de interrumpir y sabotear los Juegos Olímpicos de Pekín, de cara a crear condiciones para el diálogo", señalaron las fuentes.

El Dalai Lama, líder espiritual y político de los tibetanos, dio al día siguiente la bienvenida a unas hipotéticas negociaciones, aunque matizó que estas debían ser serias.

El Dalai Lama está exiliado en la India desde 1959, tras el fracaso de un levantamiento tibetano contra el régimen chino, y se estableció en la ciudad norteña de Dharamsala, en el Himalaya.

China lo acusa de buscar la independencia del Tíbet y de haber instigado las protestas del pasado marzo en la región, en las que, según el Gobierno chino, murieron unos veinte civiles, mientras el tibetano en el exilio denunció 203 muertos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios