Vuelven a desconvocar la marcha opositora de Kenia a la espera del enviado de EEUU

  • El Movimiento Democrático Naranja, en protesta desde que su candidato perdió las elecciones frente al actual presidente, suspende sus movilizaciones. Kenia está a la espera de mediación internacional en las negociaciones políticas

La oposición keniana ha desconvocado hoy por segundo día consecutivo la manifestación con la que pretendía protestar por los resultados de las elecciones generales del pasado 27 de diciembre, a la espera de la llegada de la secretaria de Estado adjunta de EEUU para Asuntos Africanos, Jendayi Frazer.

Las calles de Nairobi han amanecido como si de un día normal se tratara, lo que supone un cambio radical de la situación de tensión vivida en las última jornadas. La presencia policial apenas se ha hecho notar y la circulación ha vuelto a ser fluida en todas las avenidas del centro y de los suburbios. Nada hace pensar que hasta ayer se registraron violentos enfrentamientos que condujeron a la muerte de 300 personas y el desplazamiento de más 100.000 en todo el país, según fuentes oficiales y de la Cruz Roja Internacional.

El Movimiento Democrático Naranja (ODM) del frustrado aspirante a la presidencia Raila Odinga ha anulado de nuevo la marcha pacífica hacia el parque Uhuru, en el centro de la capital, para protestar por unos comicios que considera amañados y que reeligieron al presidente y líder del Partido de Unidad Nacional (PNU), Mwai Kibaki. Según fuentes políticas de la oposición, en principio la concentración ha sido trasladada para el martes próximo.

En el arrabal de Kibera, bastión de la oposición, la presencia de las fuerzas del orden se limita hoy a un camión antidisturbios y un pelotón de soldados que se apostaron a las puertas de la residencia del antiguo jefe de Estado, Daniel Arap Moi, situada a unos metros de la barriada, como medida de protección. Los habitantes de Kibera ya pueden salir del enclave en el que han permanecido encerrados por orden del gobierno durante tres días.

La crisis que atraviesa Kenia parece haber entrado en una fase más política y de negociaciones. Estados Unidos ha enviado a Jendayi Frazer con el fin de mediar entre el gobierno y la oposición para lograr un consenso político que restablezca la calma en el país. Está previsto que Frazer inicie sus consultas este fin de semana.

Pese a todo, Anyang Nyongo, secretario general del ODM, declara que los objetivos de su partido son los mismos que hace unos días: "queremos nuevas elecciones". "Nuestro deber es defender y promover los derechos de todos los kenianos para que se cumpla el proceso democrático".

La oposición también aguarda la llegada del jefe de Estado de Ghana y presidente de turno de la Unión Africana, John Kufuor, cuya entrada al país fue denegada por el gobierno porque, según su portavoz, Alfred Mutua, "Kenia no necesita ayuda procedente del exterior". Queda por ver si tanto Kibaki como Odinga acercan posturas con estos esfuerzos de mediación.

Kibaki dijo ayer que está dispuesto a entablar un dialogo con su rival siempre y cuando se restablezca la paz en el país. Por su parte, Odinga explicó que negociaría con el presidente sólo cuando éste abandonara un cargo que, en palabras del líder opositor, "ha usurpado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios