La UE iniciará negociaciones de cooperación estratégica con Rusia

  • Los ministros de Asuntos Exteriores dan luz verde al mandato tras dos años de dificultades y vetos por parte de Polonia y Lituania · Las bases del acuerdo se centrarán principalmente en el área energética

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) aprobaron ayer iniciar en junio las negociaciones de un ambicioso acuerdo de cooperación estratégica con Rusia, principalmente en el área energética.

El Consejo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores dio luz verde al mandato, tras dos años de dificultades y vetos por parte de los países que mantenían conflictos diplomáticos y comerciales con Moscú -primero Polonia y después Lituania-, según informaron fuentes de la presidencia de turno eslovena.

El secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, destacó a su llegada al Consejo la importancia para España de un acuerdo de cooperación con Rusia, que satisface actualmente el 28% del petróleo y el 30% del gas de las importaciones de gas de la UE, según los datos de 2007 en poder de la Comisión Europea.

"Es un buen momento para que se inicie una negociación que no va a ser fácil, y pasará por momentos de dificultad e intensidad", dijo López Garrido respecto a unas conversaciones que pueden durar años y que comenzarán el próximo 26 de junio en la cumbre UE-Rusia de Siberia, la primera con el nuevo presidente ruso, Dimitri Medvedev.

La Comisión Europea será la encargada de las negociaciones en nombre de los Veintisiete.

El camino para lograr la unanimidad necesaria entre los países comunitarios ha sido tortuoso, ya que durante casi dos años ha estado bloqueado, primero por Polonia y Lituania, y finalmente por éste último país, debido a problemas bilaterales con Moscú.

Pero Vilna retiró su oposición después de que uno de los anexos al mandato de negociación mencione la solución a los "conflictos congelados" de las antiguas repúblicas soviéticas de Moldavia y Georgia.

Polonia mantuvo su veto durante más de un año debido al bloqueo ruso de 2005 a las importaciones de carne y productos agrícolas polacos.

Según Moscú, esos productos no cumplían los estándares sanitarios rusos, aunque sí se exportaban sin problemas a países de la Unión Europea.

Después de la solución de ese problema, se mantuvo la reserva de Lituania, país que sufre desde julio de 2006 un corte en el suministro de crudo ruso a una refinería de la república báltica.

Mientras tanto, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia afirmó ayer que las negociaciones con la UE para un nuevo acuerdo de cooperación estratégica constituirán un acercamiento real entre ambas partes.

"Contamos con que el nuevo acuerdo, así como las negociaciones previas, constituirán un instrumento de acercamiento real entre Rusia y la UE en igualdad de derechos, respeto de los intereses de ambas partes y un enfoque común de las cuestiones clave en torno a la seguridad", indicó el portavoz oficial, Andrei Nesterenko.

Mostró su satisfacción por la decisión de la UE de aprobar el mandato para las negociaciones con Rusia y subrayó la disposición de su país a "comenzar las conversaciones cuanto antes".

Previamente, el viceministro ruso de Exteriores, Alexandr Grushko, destacó el convencimiento de que las negociaciones entre ambos comenzarán en breve y estarán libres de cualquier atadura artificial.

"Esperábamos esta decisión desde hace tiempo", subrayó.

En tanto, el jefe del comité de Exteriores de la Duma (cámara baja del Parlamento), Konstantin Kosachov, saludó la decisión de los ministros de Asuntos Exteriores de la UE de aprobar el inicio en junio de las conversaciones para un nuevo acuerdo de cooperación estratégica con Rusia.

Sin embargo, puntualizó que el actual proceso de negociaciones será más complicado que a principios de los años 90, cuando la UE contaba sólo con 12 miembros.

Recordó que ahora ya son 27 los Estados de la UE, "de los cuales una gran parte son nuevos miembros que cuentan con una historia previa de relaciones con Rusia", en alusión a Polonia y los tres países bálticos, acusados por Moscú de formar un "frente antirruso" en la Unión.

Según Kosachov, "es bastante probable que estos miembros intenten abusar de su estatus con el fin de obtener concesiones adicionales por parte de Rusia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios