La UE admite que el no de Irlanda hace peligrar el Tratado de Lisboa

  • La Presidencia eslovena califica de "arriesgado" afirmar que el texto podrá salvarse · Los líderes de los 27 invitan al primer ministro irlandés, Brian Cowen, a explicar el voto de su país y proponer soluciones

Comentarios 6

La Presidencia eslovena de la Unión Europea juzgó ayer "arriesgado" afirmar que podrá salvarse el Tratado de Lisboa tras el no irlandés, en línea con un consenso creciente de que el bloque necesita de "reflexión y análisis" antes de lanzar posibles soluciones a su nueva crisis.

"Sería arriesgado decir que vamos a volver a dar vida al Tratado cuando estamos frente a un bloqueo", declaró el canciller esloveno Dimitrij Rupel, cuyo país ejerce la Presidencia de turno de la UE, al llegar a una reunión con sus homólogos europeos en Luxemburgo.

"Es el momento de reflexionar y analizar un poco" la situación, agregó Rupel en este primer encuentro de altos responsables europeos después de que Irlanda rechazase el pasado jueves en un referéndum el Tratado de Lisboa, que debía facilitar el funcionamiento de la UE.

También presente en Luxemburgo, el canciller irlandés Micheal Martin estimó que era "demasiado pronto" para proponer soluciones al no de sus conciudadanos, de los cuales el 53,6% votó contra el Tratado. "Nuestra opinión es que es demasiado pronto para comenzar a proponer soluciones. La primera cosa es iniciar un análisis profundo para comprender las razones detrás de este voto y ver cómo eso podría hacer evolucionar nuestra relación con la Unión Europea", agregó.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE invitaron al primer ministro irlandés Brian Cowen a explicar el voto de sus conciudadanos y presentar posibles soluciones durante la cumbre europea del jueves y viernes en Bruselas. El Tratado sólo podrá entrar en vigor cuando sea ratificado por los 27 miembros de la UE.

Hasta el momento, 18 países ya han cumplido con ese trámite por vía parlamentaria. Irlanda, único Estado miembro obligado por su Constitución a organizar un referéndum, también es el único que lo ha rechazado.

La mayor parte de los países de la UE se dijeron dispuestos a continuar el proceso de ratificación del Tratado en los nueve estados que aún no lo han hecho.

La intención sería aislar el no de los irlandeses para no dejarles más opción que volver a votar el texto, como ya les ocurrió con el Tratado de Niza, que rechazaron en 2001 antes de aprobarlo con algunas modificaciones en 2002.

Pero ayer nadie hizo referencia a ese plan, y muchos ministros prefirieron la prudencia ante la ausencia de "respuestas inmediatas", aunque con la esperanza de que el bloque logre salir de esta crisis como ha hecho en otras ocasiones. "Siempre hemos salido adelante y, en esta ocasión, saldremos adelante. Respetamos la opinión de los irlandeses. Pero hay que pedir también que los irlandeses tomen nota de que casi 458 millones de europeos dicen sí al Tratado de Lisboa", indicó ayer el ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.

En la misma sintonía, su homólogo finlandés, Alexander Stubb, se mostró optimista sobre la posibilidad de encontrar una solución, aunque recordó que la misma debe partir de la "solidaridad" y tener en cuenta a Irlanda. "Necesitamos solidaridad, no vamos a dejar al lado a un amigo. Estoy seguro de que vamos a encontrar una solución para Irlanda", dijo Stubb, un europeísta convencido.

"La Unión Europea es la gestión de la crisis permanente. Vamos de crisis en crisis", indicó, y aseguró que "el Tratado no está muerto".

Por otro lado, la UE y Bosnia-Herzegovina firmaron ayer su primer acuerdo de acercamiento, considerado el paso inicial hacia una eventual adhesión al bloque europeo. El primer ministro bosnio, el serbio Nikola Spiric, y los representantes de los 27 estados miembro firmaron este Acuerdo de Estabilización y Asociación, con la presencia del líder de los musulmanes de Bosnia, Haris Silajdzic, miembro de la Presidencia colegiada del país.

Bosnia se convierte así en el último país de los Balcanes en entrar en una fase formal de acercamiento a la UE que debería concluir con su integración al bloque.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios