Serbia afronta unas difíciles negociaciones para formar un nuevo gobierno

  • Los comicios del pasado domingo son considerados cruciales para determinar si el país proseguirá por la senda europeísta, en un ambiente de profunda división y reticencias hacia la Unión Europea por la crisis de Kosovo

Pese a la victoria del europeísta Partido Democrático (DS) en las elecciones legislativas del domingo, Serbia afronta unas difíciles e inciertas negociaciones para formar gobierno, un objetivo que ha anunciado perseguir también la lista del ultranacionalista Partido Radical Serbio (SRS)

Con el 95,16% de los votos ya escrutados, la "Lista para una Serbia europea", encabezada por el DS del presidente Boris Tadic, obtendría, el 38,75% de los votos, que le proporcionará 102 de los 250 escaños del Parlamento.

Su principal rival, el euroescéptico SRS, de Tomislav Nikolic, a quien los sondeos preelectorales anunciaban como vencedor, contaría con 77 diputados, al obtener un 29,22% de los sufragios, pero todavía tiene opción de pactar coaliciones de gobierno.

Tanto Tadic como Nikolic anunciaron que tratarán de formar gobierno cuanto antes.

De hecho, ambos se mostraron dispuestos a iniciar inmediatamente los primeros contactos en busca de aliados, y Nikolic conversó hoy mismo con Vojislav Kostunica, actual primer ministro y antiguo socio gubernamental de Tadic, según informó la agencia de noticias Tanjug, que anunció que proseguirán estos contactos.

Los analistas auguran conversaciones largas y difíciles para formar gobierno.

Oficialmente, las negociaciones comenzarán cuando se publiquen, el jueves próximo, los resultados oficiales finales de las elecciones del domingo.

Serbia celebró el domingo unos comicios considerados cruciales para determinar si el país proseguirá por la senda europeísta, en un ambiente de profunda división y de crecidas reticencias hacia la Unión Europea (UE) por la crisis de Kosovo.

El resultado electoral ha confirmado esa división del electorado.

Nikolic se mostró convencido de que podría formar una mayoría con el Partido Democrático de Serbia (DSS), de Kostunica.

El primer ministro saliente ha evolucionado desde una postura pro europea a ser el principal crítico de la UE, tras el apoyo de la mayoría de los socios comunitarios a la independencia unilateral de Kosovo.

El DSS y su socio Nueva Serbia obtuvieron el 11,34% de los apoyos electorales y 30 escaños, 17 menos que en la anterior legislatura, y es considerado el gran perdedor de las elecciones, aunque aún con posibilidades de entrar en un nuevo gobierno.

Nikolic espera que se pueda sumar a su eventual pacto con Kostunica el Partido Socialista de Serbia (SPS), fundado por el antiguo aliado de los "radicales", el líder autoritario Slobodan Milosevic, expulsado del poder en 2000.

Según Nikolic, "la coalición SRS-DSS-SPS es la única posible" que puede formar gobierno ahora en Serbia y aseguró que, de lo contrario, habrá nuevas elecciones.

Kostunica no se ha pronunciado en público sobre un posible acuerdo con los nacionalistas, pero descartó cualquier posibilidad de volver a entrar en coalición con el DS, del que le separan ahora "diferencias insuperables".

Los socialistas, que insisten en la defensa de Kosovo y la justicia social como los puntos principales de su política, parecen socios aceptables para ambas partes, el SRS y el DS, y se perfilan como la fuerza bisagra esencial para constituir un equipo de gobierno.

El SPS obtuvo un inesperado 7,57% de los votos que le proporcionarán 20 escaños, y es considerado otro vencedor de los comicios del domingo.

El DS intentará atraer a su lado también a varios diputados de las minorías húngara, albanesa y bosnia, que suman 7 escaños.

Tadic negociará también con el Partido Liberal-Demócrata (LDP), una escisión del DS, con el que comparte la orientación europeísta, pero que tendría que cambiar su postura sobre Kosovo para permitir un entendimiento.

El LDP es prácticamente el único partido de la escena política serbia que aboga por "aceptar la realidad en Kosovo", la provincia serbia que se autoproclamó independiente en febrero pasado y que ha sido reconocida por varias potencias occidentales, pero no por Rusia, China, India, Brasil y otros países.

Los "liberales" del joven y enérgico Cedomir Jovanovic, obtuvieron 14 escaños, con el 5,3% de apoyos electorales.

La constitución del nuevo Parlamento, que se espera para antes de mediados de junio, y la elección de su presidente será una primera prueba en la que se atisbará la posible composición del Ejecutivo.

Según la ley, el gobierno deberá ser pactado antes de mediados de septiembre, ya que de lo contrario habría que convocar nuevos comicios.

El domingo se celebraron también en Serbia las elecciones locales y al Parlamento de la provincia septentrional de Voivodina, donde la lista pro europea lleva una ventaja frente a los "radicales".

También votaron los serbios de Kosovo, tanto en las elecciones parlamentarias como para elegir a las autoridades locales, aunque la misión administradora de la ONU (UNMIK) anunció que considerará nula la votación en las municipales en este territorio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios