Sarkozy propone un plan de defensa más "moderno y robusto" en la UE

  • El presidente francés apuesta por que Europa pueda desplegar simultáneamente 60.000 militares y anuncia que su país volverá a la estructura militar de la OTAN

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, anunció ayer las prioridades de la defensa y seguridad de Francia para los próximos 15 años, con menos militares pero mejor equipados, y con el reforzamiento y la modernización de sus capacidades de inteligencia, frente a las nuevas amenazas del mundo globalizado.

Ante más de 3.000 militares y responsables de seguridad reunidos en París, Sarkozy también confirmó su voluntad de que Francia vuelva a la estructura militar integrada de la OTAN en 2009, a excepción del grupo de planes nucleares: el arsenal francés de disuasión nuclear seguirá siendo "estrictamente nacional", explicó Sarkozy.

Además, tras afirmar que con ese retorno de Francia la Alianza dará "un mayor lugar a Europa", apostó por relanzar la construcción de la defensa europea durante su Presidencia semestral de la UE, desde el próximo 1 de julio. "Quiero hacer de la política de defensa y seguridad un ejemplo de la Europa concreta, de la Europa que responde a las necesidades de los europeos", dijo el jefe de Estado conservador.

La prioridad es construir en Europa, de forma "pragmática", capacidades "modernas, robustas, flexibles y compatibles", dijo Sarkozy, para quien la UE tiene que poder desplegar simultáneamente 60.000 militares en operaciones "lejanas".

Amenazas como un "ataque terrorista", que es "una amenaza inmediata" y "puede cobrar mañana una forma nueva, aún más grave, con medios radiológicos, químicos y biológicos", la proliferación de misiles balísticos cuyo alcance se alarga y que pueden llegar a Europa, o ataques informáticos, dijo el jefe de Estado.

"La incertidumbre es la hija de la globalización. Será por tanto la fundación de la nueva estrategia para Francia", dijo Sarkozy en su discurso al presentar las líneas maestras de la nueva estrategia basada en el Libro Blanco de defensa y seguridad nacional.

Confirmó que habrá una reducción "sustancial" de los efectivos de las Fuerzas Armadas, que caerán a 225.000 personas en seis o siete años. Una bajada que "asume" y que se centrará en puestos administrativos, dijo Sarkozy, que insistió en que hay que "escoger" y en que la función de las Fuerzas Armadas "no es la ordenación del territorio", adelantándose a la tormenta política interna por el cierre de bases.

Prometió que los recursos ahorrados se reinvertirán en defensa, cuyo presupuesto aumentará en términos reales a partir de 2012 y que totalizará los 377.000 millones de euros de aquí a 2020.

Los fondos para los satélites militares se duplicarán, habrá más énfasis en los aviones sin piloto y se creará un Consejo Nacional de la Información, con un coordinador, destinado en el Elíseo, para pilotar la política de inteligencia.

Sarkozy insistió en que las nuevas amenazas borran la separación entre seguridad interior y exterior, y anunció la creación de un Consejo de defensa y seguridad nacional que presidirá.

Se implantará un sistema de "alerta e información", las fuerzas de seguridad tendrán equipos de protección contra riesgos nucleares, radiológicos, biológicos y químicos, y frente a ataques informáticos, Francia tendrá "por primera vez" capacidades defensivas y ofensivas.

Sarkozy dijo que en el exterior Francia podrá desplegar 30.000 hombres (frente a 50.000 actuales), 70 aviones de combate, un grupo aeronaval y dos marítimos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios