Olmert dimitirá si es imputado en el nuevo caso de corrupción con el que le vinculan

  • El principal testigo del escándalo de 'los sobres de dinero', el empresario Morris Moshe Talansky, declara que hizo donativos por un valor de 50.000 dólares al primer ministro israelí.

El empresario estadounidense Morris Moshe Talansky, el principal testigo en el escándalo de corrupción en el que está involucrado el primer ministro israelí, Ehud Olmert, ha admitido hoy ante un tribunal en Jerusalén haber entregado en el pasado donativos al actual jefe de gobierno.

El nuevo caso de corrupción que salpica a Olmert, ya conocido en su país como el de los sobres de dinero, podría poner fin a la carrera política del primer ministro y dar al traste con el proceso de negociaciones de paz entre Israel y los palestinos. El propio Olmert adelantó que renunciará si se presenta una demanda contra él.

Entre estos préstamos estaría una cantidad de entre 25.000 y 30.000 dólares que Olmert habría solicitado para financiar sus vacaciones familiares a Italia en el año 2004.

Talanksy también aseguró que prestó otros 15.000 dólares a Olmert y le pidió que se los devolviera lo antes posible, una deuda que el Primer Ministro aún no ha saldado.

Otro de los préstamos que aún no han sido reembolsados son una cuenta de 4.700 dólares por una estancia de tres días en el hotel Ritz-Carlton de Washington y otros utilizados para que el político viajase en primera clase en avión.

Talansky indicó al Tribunal que ayudó a financiar la campaña electoral de Olmert a la alcaldía de Jerusalén en 1993 y que siguió dándole dinero mientras este era ministro de Comercio e Industria.

En los últimos quince años, el estadounidense habría transferido a Olmert (muchas veces en sobres en efectivo), alrededor de 150.000 dólares, aportaciones de calificó ante el tribunal de "legítimas".

Según los medios israelíes, Talansky dijo que Olmert no quería aceptar cheques, por lo que le entregó los donativos en efectivo. La fiscalía, sin embargo, calcula que Olmert podría haber recibido de Talansky hasta 500.000 dólares en ese periodo.

El empresario declaró a la corte que recaudó fondos por cientos de miles de dólares provenientes de organizaciones judías y donantes estadounidenses y los transfirió a Olmert entre 1992 y 2005.

El mandatario, que aún no ha sido imputado oficialmente, rechaza las acusaciones, sostiene que utilizó el dinero recibido del empresario estadounidense para financiar con efecto retroactivo cuatro campañas electorales diferentes y afirma que personalmente no conservó ninguna aportación.

La corte del distrito en Jerusalén desestimó este viernes la moción presentada por Olmert para que se retrasara la comparecencia de Talansky.

Los abogados del primer ministro anunciaron por tanto que no interrogarán al testigo, en señal de protesta porque, según consideran, no se les dio suficiente tiempo para estudiar el material reunido por los investigadores. La defensa pidió que Talansky regrese a Israel más adelante, probablemente en julio, para proceder a su interrogatorio.

El fiscal general del Estado, Moshe Lador, acusó a los medios israelíes de estar brindando una información "irreponsable" e inexacta por haber interpretado la precipitada citación de Talansky como un indicio casi seguro de que Olmert será acusado.

"Todo el caso puede evolucionar en diversas direcciones", explicó Lador a periodistas antes de la comparecencia de Talansky. "Hay una posibilidad de que todo el expediente sea archivado. Y también hay una posibilidad de que se tome otra decisión (...) Creo que todos nosotros necesitamos esperar"

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios