Obama elige como número dos a un senador veterano en política exterior

  • La campaña de McCain critica que, tras tanto mensaje de cambio, los demócratas hayan escogido como candidato a la vicepresidencia a Joseph Biden, uno de los políticos más curtidos de Estados Unidos

El candidato presidencial demócrata, Barack Obama, dio a conocer en la madrugada de ayer a su vicepresidente, el senador Joseph Biden, un veterano de la política estadounidense que aporta las canas y la experiencia internacional que Obama no tiene.

El anuncio oficial se hizo en un mitin ayer en Springfield, Illinois. "Por encima de todo buscaba a un líder que estuviera listo a tomar el cargo de presidente. (...) Un hombre con una trayectoria distinguida, un hombre decente, y ese hombre es Joe Biden", agregó, ante una multitud en Springfield (Illinois).

El compañero de fórmula de Obama preside el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, un puesto que le ha llevado a distintas zonas en conflicto como Iraq, Sudán y, más recientemente, a Georgia.

La corta trayectoria internacional de Obama, que lleva sólo tres años como senador y desarrolló la mayor parte de su carrera política en Chicago, es su principal talón de Aquiles en estas elecciones, en las que la política exterior centra, junto con la economía, las prioridades del electorado.

A la fortaleza en política exterior, Biden suma su dominio del ataque político, lo que podría ayudar a Obama a contrarrestar los embates de la maquinaria política republicana.

En general, los analistas coinciden en que el tándem Obama-Biden equilibra el mensaje de cambio del senador por Illinois con las necesarias dosis de experiencia y conocimiento de los pasillos de poder de Washington sin los que es imposible gobernar EEUU.

Es una elección que parece necesaria para llevar adelante con seriedad la tarea de Gobierno, pero que ha dado pie a inmediatas críticas republicanas que apuntan a que, tanto mensaje de cambio para, a la hora de la verdad, echar mano de uno de los senadores más curtidos de Estados Unidos. Eso, dicen, sólo demuestra falta de confianza.

"Creo que Biden desempeñará bien el rol que tradicionalmente le corresponde al vicepresidente de atacar al oponente", dijo a Efe Joel Goldstein, profesor de la Universidad de Saint Louis (Misuri) y autor de La vicepresidencia moderna: la transformación de una institución política.

Goldstein indicó que Obama podría ser el "policía bueno" del tándem, un rol en el que parece sentirse cómodo.

"Sus comentarios son inteligentes y raramente resultan ofensivos, pero sabe dar justo donde duele", afirmó el profesor de Misuri sobre las capacidades verbales del recién elegido candidato a la vicepresidencia demócrata.

Entre las virtudes que se le reconocen figura también su carácter campechano y su capacidad para granjearse la simpatía de sus compañeros del Senado, donde es un político respetado y querido, y donde ha sabido trabajar en iniciativas bipartidistas.

"Tiene una especie de aura de defensor del ciudadano de a pie que ayudaría a Obama", insistió Goldstein, quien recordó que, pese a sus aires aristocráticos, Biden nació y se educó en el seno de una familia de clase media católica de Pensilvania.

Esa capacidad para conectar con el hombre común podría también servir bien a Obama, a quien a menudo se retrata como un político sofisticado y distante.

Jack Pitney, profesor de la Universidad Claremont McKenna, en California, advirtió que Biden también tiene sus puntos débiles.

"Le gusta demasiado hablar", indicó el experto en referencia a la tendencia de Biden a prolongar sus discursos y respuestas, algo que desespera a sus críticos y que "podría aburrir a los votantes".

A Biden le pierde su pronto incontenible, como demuestran varios descuidos y gazapos sonados, que podrían jugarle malas pasadas durante la que se prevé sea una dura campaña antes de la cita con las urnas en noviembre.

Entre sus deslices más famosos está el plagio de un discurso durante la carrera por la candidatura presidencial demócrata en 1988, que lo obligó a retirarse de la competición.

A eso se suman unos polémicos comentarios sobre Obama, a quien definió como "el primer afroamericano en la política estadounidense" que es "brillante, ético y bien parecido". "Necesita tener cuidado con la lengua a partir de ahora", apuntó Pitney.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios