Moscú cree que la escisión es la continuación lógica de los ataques de la OTAN en Yugoslavia

  • Los legisladores rusos culpan a los países mediadores del fracaso de la negociación

Las dos cámaras del Parlamento ruso denunciaron ayer, en una resolución conjunta, que la división de Serbia mediante la secesión de Kosovo es una continuación de los ataques de la OTAN contra la antigua Yugoslavia.

"Los actuales pasos para desmembrar el territorio del país, cuya soberanía sobre Kosovo reconoce el Consejo de Seguridad de la ONU, sólo pueden explicarse con la pretensión de llevar a su lógico final la operación ilegítima llevada a cabo por los Estados miembros de la OTAN contra la antigua Yugoslavia en 1999", reza el documento.

Los legisladores rusos destacan que "el separatismo kosovar no tendría ninguna perspectiva de no haber sido respaldado desde el principio por los Estados occidentales, ante todo EEUU".

Los parlamentarios rusos creen "imposible" el reconocimiento de Kosovo como Estado soberano y su admisión en la ONU y otras organizaciones afines a los principios del derecho internacional.

Según el Legislativo ruso, "los mismos dirigentes que habían tutelado al régimen de Pristina y que ahora apoyan la independencia kosovar son los responsables del fracaso de la negociación ".

Añade que ahora "asumirán la responsabilidad por el inevitable agravamiento de otros conflictos territoriales existentes y por la aparición de nuevos, por la propagación de las ideas y corrientes políticas radicales como resultado del precedente kosovar".

Moscú advierte que esto "sentará las premisas necesarias para que Rusia establezca un nuevo formato para sus relaciones con los Estados autoproclamados en la zona de sus intereses, ante todo en el espacio postsoviético".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios