Londres impone un año de prueba a los inmigrantes para que se "ganen" la ciudadanía

  • Los aspirantes deberán contribuir a un fondo para ayudar a los servicios públicos, más costoso para niños o personas mayores.

Reino Unido endurecerá las medidas para admitir como nacional a un extranjero. Los inmigrantes estarán en periodo de prueba alrededor de un año para demostrar que hablan inglés, pagan los impuestos y cumplen con la ley, algo que obligará a todos a "ganarse" la ciudadanía, según la ministra de Interior, Jacqui Smith. Además, los inmigrantes deberán contribuir económicamente con los servicios públicos a través de un fondo con el que se prevé paliar los efectos de las llegadas de foráneos, mediante una cantidad que será más elevada en caso de niños o ancianos, en la medida en que suponen una mayor carga para las arcas estatales. Para el primer ministro, Gordon Brown, las nuevas medidas contribuirán a hacer de Reino Unido un país y no sólo "un grupo de gente".

La llegada de inmigrantes a los distintos países de la Unión Europea, especialmente de los procedentes de estados extracomunitarios, está obligando a agudizar el ingenio y favoreciendo la aparición de nuevas iniciativas, como las anunciadas en Francia o las propuestas en España por el PP. El Gobierno de Reino Unido anunció hoy un paquete de medidas acordadas en el Parlamento que prolongarán de cinco a seis años el tiempo mínimo para obtener el pasaporte con plenos derechos a personas cualificadas o altamente cualificadas.

En un discurso en el Instituto de Investigación para la Política Pública, Brown apuntó que lo pretendido por su Gobierno es únicamente es ser "más exigente con los lazos, incluidos los valores compartidos, que hacen de una colección de personas un país", según informaciones de la cadena BBC recogidas por otr/press. A su juicio, estas iniciativas no minarán la "tolerancia y la justicia".

Para la ministra de Interior, la nueva normativa favorecerá que los inmigrantes se "ganen" la ciudadanía, una vez hayan demostrado su integración y su conocimiento del idioma. Además, se creará un nuevo fondo en el que los extranjeros depositarán una determinada cantidad de dinero para paliar la incidencia de la creciente inmigración. A estas arcas contribuirán, entendiendo que son aquellos que suponen una mayor carga para los servicios públicos, los niños y personas de más edad.

El plan británico también contempla 'atajos' al pasaporte, cuyos trámites se verán acelerados si el demandante demuestra su condición de ciudadano "activo", o lo que es lo mismo, si realiza algún tipo de actividad caritativa, con las comunidades locales o aporta cartas de buenas referencia. En cambio, quien incumpla la Ley sufrirá los consecuentes retrasos e incluso la interrupción de las tramitaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios