Gordon Brown suma un nuevo desastre electoral en un feudo tradicional del laborismo

  • Los conservadores se imponen con una claridad inesperada en Crewe

El Partido Laborista británico sufrió el jueves un nuevo mazazo en unas elecciones parciales de fuerte carácter simbólico que alejan aún más al primer ministro, Gordon Brown, de su sueño de ganar las próximas legislativas.

En lo que había sido durante mucho tiempo un feudo del laborismo, el de Crewe y Nantwich, el candidato conservador, Edward Timpson, se impuso a su rival laborista por una diferencia de 7.860 votos, invirtiendo así la anterior mayoría de los primeros de 7.000 votos.

La magnitud de la derrota infligida por los conservadores, inesperada para los más pesimistas entre los laboristas, representa un importante impulso para la aspiración del líder tory, David Cameron, de llegar al número 10 de Downing Street.

Aunque se cree que Brown agotará el mandato y esperará hasta el 2010 para llamar de nuevo a los votantes a las urnas en su primer test electoral nacional, el resultado de Crewe hace augurar lo peor para un partido que ganó tres elecciones seguidas con Blair.

Este último revés hay que sumarlo al de las elecciones municipales parciales del 1 de mayo, en las que los laboristas, con sólo un 24% de los votos, un 20% menos que los tories, perdieron la Alcaldía de Londres y quedaron relegados a tercera posición, incluso por detrás de los liberales demócratas.

La consulta electoral en Crew y Nantwich se vio forzada por el fallecimiento de la veterana diputada laborista Gayneth Dunwoody que representaba a ese distrito y ni siquiera el hecho de que su hija disputara el escaño para honrar su memoria ablandó a los votantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios