Las FARC liberan a otros cuatro ex congresistas que tenían secuestrados

  • La guerrilla exige la desmilitarización de dos municipios para el canje de rehenes

La guerrilla colombiana de las FARC liberó ayer a cuatro ex parlamentarios secuestrados hace más de seis años y anunció que no entregará a más cautivos hasta que el Gobierno desmilitarice dos municipios del suroeste del país para hablar de otros 40 rehenes.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) entregaron a Gloria Polanco de Lozada, Orlando Beltrán Cuéllar, Luis Eladio Pérez y Jorge Eduardo Géchem Turbay a delegados del Gobierno de Venezuela y del Comité Internacional de la Cruz Roja en las selvas del departamento del Guaviare.

La delegación fue encabezada por el ministro del Interior venezolano, Ramón Rodríguez Chacín, la senadora opositora colombiana Piedad Córdoba, además de delegados y personal médico de esa entidad humanitaria.

La misión facilitada por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, emprendió su camino en la localidad venezolana de Santo Domingo, a la que regresó menos de tres horas después con los liberados, que eran esperados por familiares y por Chávez en Caracas.

De los cuatro rehenes, el que más despertaba interés es Géchem Turbay, ya que este político secuestrado en 2002 sufrió al menos siete episodios cardíacos en cautiverio, además de problemas gástricos y musculares.

"Parece que el estado de salud permitió un viaje hasta Venezuela. Nosotros no conocemos los detalles, pero lo que me parece importante es que ellos estaban en condiciones para viajar", dijo la delegada del CICR en Colombia, Bárbara Hintermann, tras recibir una llamada del personal enviado al Guaviare confirmando la liberación.

Esta operación fue similar a la del 10 de enero, cuando las FARC entregaron en la misma zona y al ministro venezolano a la ex candidata a vicepresidente Clara Rojas y a la ex parlamentaria Consuelo González de Perdomo.

Las FARC expresaron su agradecimiento en un comunicado al presidente Chávez, y reiteraron la exigencia al Gobierno del presidente colombiano, Álvaro Uribe, de que desmilitarice los municipios de Pradera y Florida para dialogar sobre un acuerdo humanitario.

Según cifras oficiales, las FARC siguen teniendo en su poder a más de 700 personas, entre ellas al grupo de 40 civiles, policías y soldados que desean intercambiar por 500 rebeldes presos, pero para aceptar un diálogo el grupo exige la desmilitarización de los dos municipios.

Uribe siempre rechazó esa condición por considerar que vulneraría la seguridad de más de 100.000 personas que viven en esa zona, estratégica para el paso de tropas, armas y drogas, ya que comunica el Pacífico con la zona andina del suroeste colombiano.

Entre los 40 cautivos se encuentran la ex candidata presidencial colombo-francesa Ingrid Betancourt y los estadounidenses Thomas Howes, Keith Stansell y Marc Gonsalves.

El secretariado de las FARC agregó ayer en el comunicado que la liberación de los cuatro políticos "es el logro de la persistencia humanitaria y de la sincera preocupación por la paz de Colombia" del presidente Chávez y de la senadora Córdoba.

"Ahora debe seguir el despeje militar de Pradera y Florida por 45 días, con presencia guerrillera y la comunidad internacional como garantes para pactar con el Gobierno en ese espacio la liberación de los guerrilleros y de los prisioneros de guerra", señalaron las FARC.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios