Dimite el ministro de Exteriores de Canadá

  • Maxime Bernier abandona su cargo tras comprometer unos documentos confidenciales y semanas después de que se supiera que su última novia estuvo relacionada con una organización criminal

El ministro de Asuntos Exteriores canadiense, Maxime Bernier, presentó el lunes su dimisión tras reconocer que había olvidado documentos confidenciales en una vivienda privada, y semanas después de que se supiera que su última novia estuvo relacionada con una organización criminal.

El primer ministro canadiense, Stephen Harper, anunció en la noche del lunes que Bernier presentó su dimisión y que la había aceptado tras saber que el ministro estaba implicado en un incumplimiento de medidas de seguridad.

Harper señaló a través de un comunicado que "ayer por la noche, Maxime Bernier supo que había dejado documentos gubernamentales clasificados en una residencia privada a principios de la primavera. Yo me enteré de este incumplimiento de las medidas de seguridad a última hora de esta tarde".

Hace varias semanas se supo que la anterior compañera sentimental de Bernier, Julie Couillard, fue en el pasado novia de un miembro de los "Hell Angels", una organización criminal involucrada en el tráfico de drogas, prostitución y contrabando entre otras actividades delictivas.

Tras conocerse la relación de Couillard con "Hells Angels", los partidos de la oposición presionaron a Harper para saber si los servicios de seguridad canadienses conocían la relación de la novia de su ministro con una organización criminal.

El principal grupo de la oposición, el Partido Liberal, llegó a insinuar que los "Hells Angels" estarían muy interesados en acceder a documentos confidenciales sobre cuestiones fronterizas y de seguridad.

Pero el gobernante Partido Conservador y el propio Harper se negaron a contestar a las preguntas de la oposición alegando que la relación entre el canciller canadiense y su novia era una cuestión personal.

Hoy mismo, Harper se negó a responder a una pregunta sobre Bernier y Couillard durante la rueda de prensa conjunta del primer ministro con el presidente ucraniano, Víctor Yúschenko, en Ottawa.

A pesar de que el primer ministro canadiense añadió en su comunicado que "los documentos en cuestión han sido devueltos al Gobierno de Canadá y Bernier lamenta profundamente este error", el suceso coloca en graves apuros al gobierno de Harper que ha basado su política en una agenda de ley y orden.

En su carta de dimisión, Bernier afirmó que "el incumplimiento de las medidas de seguridad fue mi culpa y sólo mi culpa y asumo total responsabilidad de mis acciones. He solicitado al Ministerio de Asuntos Exteriores y Comercio Internacional que realice una exhaustiva investigación".

Harper señaló que de forma provisional el ministro de Comercio Internacional, David Emerson, se ocupará de la cancillería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios