Decepción de Brown ante dos vuelos ilegales de la CIA que hicieron escala en el Reino Unido

  • Dos aviones estadounidenses aterrizaron en suelo británico sin el conocimiento del Gobierno

El primer ministro británico, Gordon Brown, expresó su "decepción" por el hecho, revelado ayer, de que dos vuelos secretos de la CIA estadounidense que transportaban a sospechosos de terrorismo hicieron escala en suelo británico sin el conocimiento del Gobierno del Reino Unido.

El ministro de Exteriores del Reino Unido, David Miliband, confirmó ayer esta información y declaró ante la Cámara de los Comunes que, debido a "errores de registro", las autoridades de EEUU no le habían informado hasta el pasado viernes de esos vuelos, cuya existencia el Gobierno británico había negado.

Se disculpó por la información incorrecta presentada previamente al Parlamento y aseguró que su colega estadounidense, Condoleezza Rice, lamentaba también lo ocurrido.

Según Miliband, Rice ha expresado su "profundo pesar" por el error, que se había cometido "de buena fe", y ha garantizado que el territorio británico no volverá a utilizarse para ese tipo de vuelos sin el permiso pertinente.

Desde Bruselas, donde se reunió con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, el primer ministro, Gordon Brown, expresó su "decepción" por esta información, que calificó de "muy grave".

Los dos aviones que pasaron por Diego García, la isla en el océano Índico que el Reino Unido tiene cedida a una base militar estadounidense, transportaban cada uno un sospechoso de terrorismo, que no eran nacionales británicos ni residentes en el Reino Unido.

Uno de los aviones iba en ruta a Guantánamo (Cuba) y el otro, a Marruecos. En la actualidad, uno de los sospechosos está detenido en la base estadounidense en Cuba y el otro fue devuelto a su país.

El director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Mike Hayden, precisó ayer en un comunicado que la escala en Diego García se hizo sólo para repostar y negó la existencia en la isla de un centro de detención, como se había apuntado en la prensa.

Rechazó, además, que Estados Unidos "transporte detenidos para ser torturados", ya que la tortura va "contra las leyes y los valores" de su país.

Hasta ahora, el Gobierno del Reino Unido, en base a lo que le había asegurado su principal aliado internacional, había insistido en que la CIA no había usado el espacio aéreo o los aeropuertos británicos para el transporte de sospechosos a terceros países.

En junio, una investigación de la Asociación británica de Jefes de Policía no halló pruebas de que vuelos de ese tipo hubieran pasado por el Reino Unido, pese a las imputaciones del grupo pro libertades civiles Liberty de que se habían registrado más de 210 escalas desde 2001.

En enero de 2006, el entonces ministro de Exteriores, Jack Straw, informó al Parlamento de cuatro solicitudes de EEUU para utilizar el espacio aéreo británico en 1998, de las que dos fueron rechazadas.

El portavoz de Exteriores del Partido Conservador, William Hague, dijo ayer que la omisión de EEUU causa "gran preocupación", aunque aceptó que el error se cometió sin mala intención.

Sin embargo, para los liberal demócratas, tercera fuerza del país, la falta de información sobre los vuelos es "una vergüenza" que demuestra que el Reino Unido "no tiene ningún control" sobre lo que ocurre en la isla del archipiélago de Chagos, según afirmó el ex líder del partido, Menzies Campbell.

El diputado Ed Davey instó al Gobierno a recordar a EEUU que tanto el traslado clandestino de detenidos como la cárcel de Guantánamo son ilegales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios