China y Taiwán se comprometen a impulsar la paz en una cumbre histórica

  • Los líderes del Partido Comunista chino (PCCh), Hu Jintao, y del Partido Kuomintang taiwanés (KMT), Wu Po-hsiung, se reúnen, poniendo fin a 60 años de hostilidades

Los líderes del Partido Comunista chino (PCCh), Hu Jintao, y del Partido Kuomintang taiwanés (KMT), Wu Po-hsiung, se comprometieron hoy a impulsar la paz en una histórica cumbre en Pekín, que marca el fin a 60 años de hostilidad tras la guerra civil que enfrentó a ambas formaciones en China.

Hu, que es también presidente de China, se comprometió a "impulsar el desarrollo pacífico de los lazos entre ambos lados (del estrecho de Taiwán)", al comienzo del encuentro, que fue retransmitido en directo por las televisiones china y taiwanesa.

Por su parte, Wu resaltó el deseo común de paz y estabilidad del pueblo chino, en referencia a China y Taiwán, y dijo que "con tal de que ambas partes muestren buena voluntad y se comuniquen, es de esperar un desarrollo pacífico y estable de los lazos mutuos".

Esta reunión, la de más alto nivel en 60 años entre China y Taiwán, "marca una nueva era en las relaciones entre el PCCh y el KMT, y es un evento de gran importancia en los lazos entre las dos partes del estrecho", manifestó Hu.

El presidente chino "agradeció profundamente" el afecto y la ayuda taiwanesa" a las víctimas del terremoto de Sichuan del 12 de mayo, que han dejado casi 90.000 muertos y desaparecidos.

"El afecto mostrado por todo el pueblo chino en tiempos de prueba se convertirá en la fuerza que impulse la cooperación entre los compatriotas de ambas partes del estrecho y cree un futuro unido", afirmó.

En una rueda de prensa para la prensa taiwanesa tras la reunión, Wu dijo que Hu accedió a reactivar las negociaciones entre la taiwanesa Fundación Intercambios del Estrecho y la china Asociación de Relaciones a través del Estrecho, creadas hace más de diez años, pero que Pekín se negó a utilizar en los últimos años.

No obstante, señaló, no se eliminará el "segundo canal" de lazos entre Taipei y Pekín surgido en 2005 tras la entrevista de Hu con el dirigente del KMT, Lien Chan, donde se acordó impulsar el reinicio de negociaciones, el fin del estado de hostilidad, la firma de un acuerdo de paz y la creación de mecanismos de cooperación económica.

Otro resultado concreto de este encuentro es la reanudación de los vuelos directos entre China y Taiwán, y la llegada de turistas chinos, promesas electorales del presidente taiwanés Ma Ying-jeou, indicó Wu en la rueda de prensa, retransmitida por el canal TVBS.

"Creo que para mejorar las relaciones a ambos lados del estrecho hay que empezar por las cosas más fáciles y los lazos económicos son más fáciles que los políticos", estimó Tao Wenzhao, experto de la oficial Academia de Ciencias Sociales de China, en una entrevista con la estatal Televisión Central de China.

Tao subrayó que, "si podemos mantener la paz y la estabilidad en las relaciones a ambos lados del estrecho, será una contribución a la paz de Asia oriental".

En la isla, el opositor e independentista Partido Demócrata Progresista (PDP) protestó ante este "segundo canal" de relaciones entre Taipei y Pekín, a través de los dos partidos dirigentes.

"Ningún país entabla negociaciones con otro país por medio del partido en el poder, porque no representa al pueblo", dijo el legislador del PDP, Trong Chai.

La llegada al poder el pasado 20 de mayo de Ma Ying-jeou, del KMT, puso fin a ocho años de tensiones entre Pekín y el presidente independentista Chen Shui-bian, y augura una mejora en los lazos.

Ma prometió un acercamiento económico a China y poner fin a seis décadas de hostilidad, con el compromiso de una unión a largo plazo con China "en libertad, democracia y prosperidad", pero manteniendo la actual situación a medio plazo.

Además, se comprometió a "no negociar la unión con China ni declarar la independencia formal", y mostró su intención de firmar un acuerdo de paz y negociar mayor espacio internacional para la isla.

China considera que la isla es parte de su territorio, aunque ambas partes están gobernadas separadamente desde 1949, cuando las fuerzas nacionalistas del KMT se refugiaron en la isla al perder la guerra civil contra los comunistas liderados por Mao Tse-tung.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios