El pulso entre Chávez y Merkel acapara la atención en vísperas de la Cumbre de Lima

  • Los países de América Latina y la UE se reúnen en Perú para tratar la pobreza y el cambio climático

Cincuenta y siete países de América Latina y el Caribe (ALC) y la Unión Europea (UE), al menos 37 de ellos representados por jefes de Estado y de Gobierno, se reúnen hoy en Lima para conversar sobre pobreza y cambio climático y comprometerse en acciones sobre esos dos puntos.

Si en la Cumbre Iberoamericana de Chile fue el rey Juan Carlos, en esta ocasión es la canciller alemana, Angela Merkel, quien se perfila ahora como objetivo del presidente venezolano, Hugo Chávez, durante esta cumbre.

Así lo indican las palabras del mandatario venezolano y los comunicados de su administración tras una entrevista con la agencia Dpa en la que Merkel aseguró que "el presidente Chávez no habla por Latinoamérica".

Esta vez, aunque lo hubiera, no se verá un rifirrafe entre Chávez y Merkel como el que protagonizaron en la Cumbre Iberoamericana el venezolano y el Rey de España, ya que las sesiones de trabajo de los jefes de Estado y de Gobierno no serán retransmitidas por circuito interno a la prensa, lo que evitaría que una frase del estilo del ya célebre "¿por qué no te callas?" saltase a la fama.

"Podría estrechar su mano y saludarle sin ningún problema", dijo Merkel refiriéndose a Chávez durante su visita el miércoles a Brasil, previa a su llegada a Lima. "Presidente", le dijo a Luiz Inacio Lula da Silva, "puede quedarse tranquilo, que sé cuidarme sola".

Y esta tranquilidad con la que la dirigente europea más importante de los que asistirán a la cumbre reacciona a las palabras de Chávez contrasta con el tono del mandatario venezolano, que estos días representa el papel de ofendido. Comenzó diciendo que Merkel es de la "misma derecha que apoyó a Hitler, al fascismo", a lo que ella respondió que "las declaraciones del presidente Chávez hablan por sí solas".

Siguió el Ministerio de Exteriores de Venezuela asegurando que "la canciller Merkel no es la única voz de la Unión Europea". Y el propio Chávez, al revelar una conversación que tuvo con Lula antes de que éste recibiera a Merkel, acusó a la alemana de "tirarle piedras" sin razón alguna.

Entretanto, la polémica germano-venezolana no parece ser tema de conversación sólo entre periodistas.

Los discursos "inflamatorios" no facilitan la intención de "cooperación amiga" de Europa con la región, advirtió el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, sacando la cara por su "amiga" Merkel, "una gran europea, una gran alemana, una gran demócrata".

Por su parte, el presidente de Perú y anfitrión de la cumbre, Alan García, parece asumir que quizá Chávez, si finalmente asiste, puede excederse en Lima. "No tengo un plan de contingencia", admitió. Y advirtió que "los jefes de Estado saben que lo mejor es conversar sin la presencia periodística que invita a decir cosas más llamativas".

Lula, sin embargo, se muestra más confiado que el líder peruano. "Si conozco a Chávez y si conozco a la canciller, ellos se encontrarán, tomarán un café y la paz volverá a reinar" entre los dos gobiernos, aseguró.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios