Bush pide a China mayor libertad para sus ciudadanos

  • El presidente de Estados Unidos vuelve a asegurar que trasmitirá a las autoridades chinas las preocupaciones de su país sobre el respeto a la libertad y a los derechos humanos

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush pidió hoy a China mayor libertad para sus ciudadanos y respeto de los derechos humanos, para que el país "pueda alcanzar todo su potencial".

En su alocución semanal, que en esta ocasión hizo desde Pekín, adonde viajó para participar en la inauguración de los Juegos Olímpicos, Bush dijo que durante su estancia en el país asiático trasmitirá a las autoridades chinas las preocupaciones de EEUU sobre el respeto a la libertad y a los derechos humanos.

En concreto, respecto a la libertad religiosa, afirmó que este viaje ha reafirmado su creencia de que "los hombres y mujeres que veneran a su Dios, no son ninguna amenaza" para el futuro del país, sino que "son el pueblo que hará de China una gran nación en el siglo XXI". El presidente Bush afirmó que la relación de Estados Unidos con China es un elemento fundamental en su estrategia general para la región.

Bush subrayó que durante sus ocho años de mandato EEUU ha intentado estrechar las relaciones bilaterales y entre los logros conseguidos destacó la cooperación para luchar contra enfermedades pandémicas y la oposición de ambos países a los programas nucleares de Corea del Norte. No obstante, subrayó que el Gobierno estadounidense ha dejado claro que para estrechar esta relación es necesario el ejecutivo chino de mayor libertad a sus ciudadanos, ya que, "es la única forma en que China pueda alcanzar todo su potencial".

"Los jóvenes que crecen con libertad en un área de sus vidas eventualmente exigirán libertad en otras áreas", señaló Bush, quien dijo sentirse optimista sobre las perspectivas de futuro de China. "La China del futuro reflejará su propia cultura y tradiciones, pero también reflejará las aspiraciones universales de la humanidad y no hay anhelo humano más profundo que el de la libertad", dijo.

Bush destacó los cambios que ha sufrido el país desde la primera vez que visitó el país hace treinta años cuando "la pobreza estaba por todas partes y las calles estaban inundadas de bicicletas", dijo. Por el contrario dijo que la China que ha encontrado ahora, "está entrando rápidamente a la era moderna. Pekín está cubierta de rascacielos y llena de automóviles. Y el pueblo chino tiene más conexiones con el mundo que jamás antes en su historia". Estos cambios, dijo, "ofrecen tremendas oportunidades al pueblo chino, al pueblo estadounidense y al mundo entero".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios