Sólo Domenech mantiene la ilusión tras el desencanto del debut de Francia

  • El técnico galo asume que "deben cambiar cosas" y que el equipo puede ganar a Holanda e Italia

La afición francesa silbó al equipo y el seleccionador aplaudió. Así acabó el debut de Francia en la Eurocopa, y eso que era ante el rival que, en teoría, debe ser el más débil, Rumanía. Sólo Raymond Domenech se muestra optimista tras el gris inicio del conjunto galo, al que le esperan aún los dos partidos más duros: Holanda e Italia.

"¿Por qué deberíamos preocuparnos? Ya sabíamos desde hace seis meses que el momento clave y difícil en este complicado grupo llegaría en el último encuentro", dijo pragmático el entrenador francés, consciente de que el pase a cuartos de final depende de un largo choque de 270 minutos, los tres partidos de la primera fase.

Domenech, subcampeón del mundo en Alemania 2006, aprendió a estar relajado en situaciones difíciles. Ya hace dos años empezó con un empate sin goles (como el lunes ante Rumania) contra Suiza, y luego llegó a la final de Berlín. Pero entonces superó la primera fase porque sus otros enfrentamientos fueron contra Corea del Sur y Togo, muy lejos del nivel de selecciones como Holanda e Italia.

"Hay muchas cosas que debemos cambiar. Tenemos la obligación de ganar frente a Holanda y luego el choque con Italia", dijo más crítico el cerebro francés Ribery. Y es que con el juego mostrado en el estreno parece difícil que Francia supere esos dos duros escollos que le faltan, el primero de ellos ante Holanda en Berna el viernes. Para entonces, Domenech recuperará a Henry y Vieira.

Al contrario que los galos, los rumanos celebraron como un triunfo el empate sin goles en un duelo con un único remate entre los tres palos. Mutu, la estrella rumana, justificó el juego ultradefensivo del su equipo, que espera dar la sorpresa todavía. "Se ha visto una Rumanía con miedo, pero queríamos evitar por todos los medios perder el primer partido", señaló el delantero de la Fiorentina.

Por el momento, Rumanía sigue viva en el grupo de la muerte. Después de encarar al subcampeón del mundo, ahora los rumanos lo hacen con los campeones, Italia, muy necesitada tras la derrota del lunes por 3-0. Ese será el momento de que Rumanía se lance un poco más al ataque. El empate para empezar está bien, pero si quieren alcanzar los cuartos de final deben ganar alguno de los dos encuentros. "Contra Italia debemos conseguir algo más que contra Francia. Estamos aquí para pelear", afirmó ambicioso el defensa del Inter Chivu.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios