Un comandante reprocha a Trillo que "abandonara a su personal" en el Yak-42

  • Bendala asegura al juez que el Ejército delegó el transporte de tropas en "piratas del aire"

El comandante Antonio Bendala se ratificó ayer ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska tanto en las informaciones que recibió de que el Ejército estaba alquilando a "piratas del aire" el Yak-42 que se estrelló en mayo de 2003 en Turquía con 62 militares españoles a bordo, como en sus acusaciones contra el ex ministro de Defensa Federico Trillo. El militar aseguró que el hoy número 1 del PP al Congreso por Alicante "ha dejado abandonado a su personal", al tiempo que recordó que "él no debe decirle al fiscal qué debe investigar", en referencia a las manifestaciones en las que Trillo pedía a la Fiscalía que persiguieran a los terroristas y no a sus antiguos colaboradores.

Bendala sólo fue interrogado por los abogados de la Asociación de Familiares del Accidente de Turquía Yak-42. Explicó que cuatro días antes del siniestro recibió un correo electrónico del comandante José Manuel Ripollés, fallecido en la tragedia, en el que denunciaba las escasas condiciones de seguridad y el deficiente mantenimiento del aparato hasta el punto de asegurar que el Ejército alquilaba el aparato a "piratas aéreos". El testigo, que se encuentra en excedencia, explicó a la salida del juzgado su declaración, en la que también aseguró que Ripollés alertaba de que los vuelos en el Yak 42 se realizaban "en condiciones límite para el transporte de personal y material de las Fuerzas Armadas".

El comandante Bendala también destacó la validez del testimonio que supone el correo electrónico del comandante Ripollés, ya que era ingeniero militar y jefe de una misión, por lo que estaba "suficientemente capacitado para saber en qué condiciones estaba el avión". A ello añadió que el correo que le envió está perfectamente identificado con la numeración que tenía en el Ministerio de Defensa.

Por otro lado, la comparecencia de la representante legal de Chapman Freeborn, la compañía británica contratada por la OTAN para el vuelo, no llegó a producirse por la imposibilidad de desplazarse a Madrid. No obstante, el juez Grande-Marlaska tiene previsto darle un plazo de entre 30 y 45 días para que escoja la fecha en la que ofrecer su versión de los hechos.

La declaración del ex ministro de Defensa José Bono, que optó al contrario que Trillo por declarar personalmente ante el magistrado, también estaba fijada también para ayer, pero el viernes fue suspendida sin fecha, a petición de la Fiscalía, a la espera de que el magistrado reciba el testimonio por escrito de su antecesor en el cargo, Federico Trillo, según informaron fuentes jurídicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios