Dos ayuntamientos guipuzcoanos aprueban la moción contra ANV

  • Los consistorios de Soraluze y Legazpia dan luz verde a la iniciativa, y Villabona la rechaza

El ayuntamiento guipuzcoano de Soraluze, liderado por ANV, aprobó ayer con los votos de PNV, PSE y PP la denominada moción ética, con lo que se conviritió en el primer consistorio de Guipúzcoa que dio luz verde a este texto, lo que podría dar lugar a una moción de censura para desalojar a los abertzales. Poco después, también prosperó la moción en el municipio guipuzcoano de Legazpia.

La aprobación de la moción en Soraluze se produjo en mitad de una tensa sesión celebrada en el salón de Plenos, que estaba abarrotado de personas que portaban pancartas con lemas como No al pucherazo y Democracia cero. PNV español, ANV adelante y PSOE y GAL son lo mismo fueron algunas de las consignas coreadas por los asistentes al Pleno, en el que se votó por puntos dicha moción, que contó con el apoyo de EA en sus dos primeros apartados, y el rechazo en el tercero, que pide la dimisión de los ediles que no condenen la violencia.

La aprobación de este texto en dicho ayuntamiento guipuzcoano, gobernado conjuntamente por ANV y EA, podría propiciar la presentación de una moción de censura contra el alcalde, José Luis Arizaga, que precisaría de mayoría absoluta para prosperar en dicho consistorio, en el que ANV cuenta con tres ediles, los mismos que el PNV, mientras que el PSE tiene 2, EA otros 2 y el PP 1.

La misma tensión aconteció en el municipio guipuzcoano de Legazpia, que también dio luz verde a la moción ética contra ANV con los votos favorables de PNV, EA, PSE y una edil no adscrita, y los votos en contra de ANV, mientras el edil de EB se abstuvo.

Durante el Pleno, que comenzó a las siete de la tarde, simpatizantes de ANV exhibieron carteles de No al pucherazo y mostraron banderas españolas con el texto Fascistas. Durante y después del Pleno insultaron y arremetieron contra los ediles del PNV, a quienes llamaron "españoles".

El único de los tres ayuntamientos guipuzcoanos que votaban ayer la moción ética, consensuada por el PSE y el PNV, que no acabó asumiéndola fue el de Villabona, al faltar al Pleno dos ediles peneuvistas y la concejal de EB, esta última por enfermedad, lo que hizo que los seis votos de ANV bastaran para rechazarla. Así las cosas, votaron en contra de la moción ética los seis ediles de ANV y lo hicieron a favor tres concejales presentes del PNV y uno del PSE. Por contra, salió aprobada la moción alternativa de ANV en la que se señalaba que las mociones de censura "no sirven para solucionar el conflicto político".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios