Una asesora del Instituto de la Mujer acusa a Zerolo de acoso laboral

  • El secretario de Movimientos Sociales del PSOE desmiente tajantemente las acusaciones de la asesora de Minorías Étnicas de "montarle un pollo" porque "él es el que representa a los colectivos marginados"

Comentarios 15

La responsable y asesora de Minorías Étnicas del Instituto de la Mujer, Pilar Heredia, ha acusado hoy de acoso laboral al secretario de Movimientos Sociales y Relaciones con ONG del PSOE, Pedro Zerolo y le atribuye haber iniciado "una campaña demoledora laboral y política en contra" de su persona motivada por "celos" y "porque se siente amenazado". Por su parte, Zerolo asegura estar "sorprendido y perplejo" por las acusaciones, que ha desmentido tajantemente. "Eso no tiene nada que ver con la realidad, no sé si es parte de lo que es campaña electoral".

Estas acusaciones están recogidas en un comunicado firmado con los distintivos oficiales del Ministerio de Trabajo y el Instituto de la Mujer. Fuentes de este departamento han informado que esta persona ha utilizado el membrete de manera fraudulenta y sin autorización.

Heredia fue nombrada en su cargo, de nueva creación, hace ahora dos años por el entonces ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla. Según ha explicado la implicada, su ámbito de responsabilidades se centra en "establecer relaciones con todas las instituciones públicas para intentar crear puentes de conocimiento sobre la población femenina gitana e inmigrante".

Sin embargo, Heredia afirma que su nombramiento no gustó a Pedro Zerolo, quien llamó a Heredia para "montarle un pollo" porque no entendía la creación de un cargo de relaciones con una minoría étnica cuando "él era el que debía representar a los colectivos marginados". En aquella conversación, siempre según la versión de Heredia, la directora del Instituto de la Mujer se comprometió a supervisar la labor de su responsable de Minorías Étnicas y a dar cuenta de todo al propio Zerolo.

Para Heredia, el origen del problema está en que su trabajo "era un cargo vacío creado de cara a la galería" y cuando ella empezó a desarrollar actividades y a desempeñar funciones el secretario socialista se enfadó. "Querían que fuera un títere (...) y que me quedara en mi despacho limándome las uñas" y "me impedían hacer nada", explica la denunciante, de baja médica en su domicilio desde hace un mes por un "ataque de ansiedad" sufrido en este contexto.

Según relata, le "prohibieron hacer referencia a su cargo como asesora de minorías", porque Zerolo "estaba muy indignado". "La última es que ya ni me dejan utilizar el ordenador ni los materiales del Instituto de la Mujer en el que trabajo", declara Heredia, para quien su condición de mujer gitana y la repercusión mediática que tuvo su nombramiento dificultan un despido discreto. Por eso, asevera, la están "desesperando para que dimita".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios