La alcaldesa de Hernani declarará por una calle dedicada a un etarra

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska decidió ayer admitir a trámite una querella presentada por la asociación Dignidad y Justicia e imputar a la alcaldesa de Hernani, Marian Beitialarrangoitia, por un delito de enaltecimiento del terrorismo y menosprecio de las víctimas por no retirar el nombre del histórico etarra José Aristimuño, Pana (que murió en un enfrentamiento con la Policía a finales de marzo de 1981), a una calle de la localidad guipuzcoana.

El magistrado actúa en contra de la Fiscalía, que pedía el archivo de la causa al no existir indicios de criminalidad contra la edil .

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 considera que poner el nombre de una calle a alguien conlleva un "reconocimiento personal". Además, estima que existe por parte de la edil una "voluntad" o "asentimiento personal" respecto a dicha "loa institucional" desde el momento que una serie de ciudadanos pone en conocimiento de la autoridad el hecho y la alcaldesa decide mantener el nombre de la calle.

En un auto hecho público ayer, el magistrado considera que hay indicios de criminalidad al permitir la existencia de una calle con el nombre de un militante de ETA involucrado, entre otros hechos, en el asesinato del comandante Jesús Velasco Zuazola. Además de esta calle, la asociación de víctimas solicitaba en la querella que se retirara el nombre de la plaza Gudarien Emparantza, o del soldado vasco, en memoria de los etarras.

El magistrado ha citado a Beitialarrangoitia el 2 de junio. Grande-Marlaska ha decidido imputar a la alcaldesa de Hernani a pesar que otros dos jueces instructores de la Audiencia Nacional han archivado otras querellas por hechos similares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios