Rubalcaba: "Si somos laxos con la inmigración, esa avalancha no hay quien la pare"

  • El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, explicó que el Gobierno pretende aumentar los plazos de internamiento de los indocumentados, que está establecido en los 40 días y que la directiva europea sobre inmigración ilegal que los Veintisiete intentan poner en marcha permitirá ampliar hasta los seis meses.

Comentarios 71

Rubalcaba explicó que esta directiva pretende que los Estados miembro se pongan de acuerdo "sobre unos mínimos" en materia de inmigración, teniendo en cuenta que hay "países como España donde todo está muy regulado, con derechos perfectamente establecidos y cada paso regulado y judicializado", y otros países con "ninguna regulación". "En España nadie va a perder derechos", afirmó el ministro en declaraciones a la Cadena Ser recogidas por Europa Press.

De esta manera, subrayó, estos "mínimos" no van a "obligar" a los países que van "más allá", sino que va a dar "derechos donde no los había". "Los países que no tienen regulados esos derechos los van a tener regulados, y por tanto los inmigrantes ilegales van a tener derechos que no tenían, y los países donde estamos muy regulados, muy constreñidos por nuestra Constitución, naturalmente no vamos a tener disminución de derechos", afirmó el ministro, que lamentó que se haya hecho una explicación de la directiva que "no es correcta".

No obstante, Rubalcaba explicó que sí se producirán cambios en España en lo que al plazo de internamiento de los extranjeros indocumentados se refiere, con el objetivo de poder llevar a término los "complejísimos" procesos de repatriación. "¿Qué queremos hacer nosotros y qué propusimos en nuestro programa electoral? Aumentar ese plazo de 40 días, porque no resulta fácil conseguir la repatriación", indicó.

En concreto, el ministro explicó que la directiva europea "permitirá" a España "aumentar" el plazo establecido en la actualidad, aunque apuntó que no cree "necesario" llegar hasta los seis meses que contempla este texto, que sí limitará a los países en los que los inmigrantes "pueden estar retenidos infinitamente", aunque sí lo hará "algo más".

Rubalcaba explicó que el plazo actual no permite ejecutar en esos tiempos los proceso de repatriación, ya que es necesario contar con la colaboración de los mismos inmigrantes, que no desean ser expulsados, y de sus países de origen, que no los quieren aceptar, y el proceso es largo. "Todo el mundo arrastra los pies y por eso los plazos se quedan muy cortos", agregó.

Firmeza contra "los ilegales"

Así, aunque aseguró que las repatraciones constituyen una de las "decisiones más difíciles que toma un ministro del Interior", Rubalcaba defendió que hay que ser duros con la inmigración ilegal: "Si somos laxos, primero potenciamos las mafias, y, segundo, esa avalancha no hay quien la pare", dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios