Rajoy, satisfecho con la negativa de Zapatero a Ibarretxe

  • El presidente del PP recuerda que en estos momentos la prioridad en Euskadi no debe ser "modificar el marco jurídico-político" sino "acabar con ETA".

El presidente del PP, Mariano Rajoy, mostró su satisfacción ante la rotunda negativa con la que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, despachó al lehendakari, Juan José Ibarretxe, y ha su hoja de ruta soberanista. Un rechazo con el que se da "un paso adelante" ya que las prioridades en Euskadi no deben ser  "modificar el marco jurídico-político" para dar respuesta a las aspiraciones soberanistas de Ibarretxe, sino "acabar con ETA". Por contra, la presidenta del PP vasco, María San Gil, volvió a evidenciar su falta de sintonía con el líder de los populares y, frente a la satisfacción de Rajoy, aseguró que la respuesta de Zapatero a Ibarretxe no tranquiliza a nadie ya que se trata únicamente de un "no táctico" para obtener "réditos electorales".

"Si él (Ibarretxe) no está satisfecho, yo estoy satisfecho", afirmó Rajoy, que si bien reconoció que no conocía los pormenores de la reunión entre Zapatero e Ibarretxe, el mero hecho de que el lehendakari no haya salido contento del Palacio de La Moncloa ya es una buena señal. "No estoy de acuerdo con las pretensiones del señor Ibarretxe, que equivoca las prioridades. Creo que las prioridades son la lucha contra ETA y ocuparse de los problemas de la gente y si el presidente del Gobierno tampoco está de acuerdo con las prioridades de Ibarretxe, creo que entre todos damos un paso adelante muy importante", afirmó Rajoy.

El líder del PP insistió en que "la prioridad en el País Vasco es acabar con ETA, devolver la libertad y garantizar los derechos de todas las personas". Además, recordó que la "propuesta de autodeterminación" de Ibarretxe "no es constitucional", ya que sobre ella deberían pronunciarse todos los españoles y apostó por la plena vigencia del Estatuto de Gernika que se aprobó en 1980 "concede el mayor grado de autonomía que tiene ninguna región en ningún país del mundo".

Mucho más dura se mostró la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, que reprochó a Zapatero que, con independencia del resultado de la reunión, el mero hecho de recibir a Ibarretxe hablar de unos objetivos que "coinciden" con los de ETA demuestran que el Gobierno "equivoca sus prioridades". Además, Sáenz de Santamaría lamentó que Zapatero se haya reunido con un Ibarretxe que ha acudido a La Moncloa con dos cartas de presentación: "una hoja de ruta que es un referéndum de autodeterminación y una acusación de torturas a la Guardia Civil".

Más allá fue incluso la presidenta del PP vasco, María San Gil, que no dudó en afirmar que la respuesta de Zapatero al lehendakari  ha sido un "no táctico" que sólo tiene como objetivo obtener réditos electorales en los próximos comicios autonómicos. En contra de la satisfacción que expresaba Rajoy, San Gil señaló que el encuentro "no ha tranquilizado" a los ciudadanos porque, en su opinión, ambos mandatarios van a "dilatar en el tiempo este desencuentro que se ha escenificado esta mañana hasta que lleguen las elecciones autonómicas".

La presidenta del PP vasco aseguró que Zapatero "ha dicho un no, pero..." con el que, según la dirigente popular, "viene a reconocer que estaría de acuerdo en hacer una reforma estatutaria que fuera un Plan Ibarretxe con la adhesión del Partido Socialista que se pudiera enmarcar dentro del ámbito constitucional". "Eso también es una esperanza más para los nacionalistas en el camino a la independencia", sentenció.

También se refrió a la reunión entre Zapatero e Ibarretxe el portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, que afirmó que, además de ser inconstitucional, el Plan soberanista de Ibarretxe "es malo para los intereses de los vascos" ya que genera una enorme inseguridad, jurídica, política, social y económica. En este punto, Alonso señaló que frente a los planes del Gobierno de Ibarretxe y del PNV, se presenta "la fortaleza y unidad" de un PSE, que tiene expectativas "muy legítimas y razonables" de ganar las próximas elecciones autonómicas del País Vasco "sean cuando sean".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios