Rajoy defiende su propuesta de ley para el castellano, pero no cree que esté en peligro

  • El presidente del PP asegura que en materia de terrorismo juzgará a Zapatero "por sus hechos y, hasta hoy", se declara "satisfecho".

Comentarios 5

El presidente del PP, Mariano Rajoy, tomó posiciones sobre la ley que presentará su partido en el Congreso para garantizar el uso del castellano como "derecho individual" en toda España, a pesar de que no considera que se encuentre en peligro, ya que "lo hablan más de 500 millones de personas". También opinó sobre las diferencias que puedan existir en el seno del partido después de que la presidenta del PP vasco, Alicia Sánchez-Camacho, se negase a firmar el Manifiesto por una lengua común. Respecto a ETA habló de no "bajar la guardia", aunque está "satisfecho" con la actuación del Ejecutivo en esta materia. 

Mariano Rajoy aseguró que su grupo presentará en el Congreso una ley porque considera que están "en peligro derechos individuales de las personas". Por ello, con esta norma pretenden proteger el derecho de cada ciudadano a elegir la lengua en la que quiere expresarse. No obstante, no considera que el castellano esté en peligro en regiones como País Vasco o Cataluña, ya que "el español tiene un futuro muy esperanzador porque lo hablan casi 500 millones de personas en el mundo".

En este sentido, insistió en que lo que está "más en peligro" son los derechos individuales. Así, la proposición de ley que presentará el Partido Popular en el Congreso tendrá como objetivo convertirse en una "garantía de derechos individuales, que desarrollaría los artículos de la Constitución que hacen referencia a esos derechos". 

Además, quiso aclarar que no existen diferencias en el seno del partido. Estas declaraciones hacen referencia al hecho de que la presidenta del PP vasco, Alicia Sánchez Camacho, no firmara el manifiesto por una lengua común por considerar que no era necesario. Rajoy aseguró a este respecto que "todos estamos a favor de los derechos individuales".

El presidente del PP también se posicionó en relación con el polémico voto electrónico para las próximas elecciones autonómicas en Galicia. Aunque se mostró a favor de la iniciativa del Ejecutivo, aseguró que no posibilitar el voto en urna "va a generar muchas dudas a mucha gente".

Igualmente se refirió al debatido voto de los inmigrantes en las elecciones en España. Rajoy recordó que es algo que ya está previsto en la Constitución "siempre y cuando haya reciprocidad con los países de origen", pero quiso precisar que no es una "prioridad fundamental", ya que lo importante en este momento es resolver "el problema del desempleo".

Mariano Rajoy también se refirió a la violencia de género y cómo combatirla. Aseguró, después de la muerte de 43 mujeres por esta causa en lo que va de año, que es necesario exigir más medios para combatir esta lacra. En ese sentido, manifestó que "El PP votó a favor de esa ley", pero que "no arregla esto". 

No obstante, se mostró a favor de la propuesta que estudia el Grupo Socialista para endurecer el Código Civil contra los maltratadores. Sin embargo, apuntó que para que las sentencias puedan ejecutarse es necesario que el Gobierno destine más medios y más presupuesto a la Justicia porque "no vale de nada endurecer las penas si luego las sentencias no se ejecutan".

Respecto al terrorismo, el presidente del PP aseguró que los terroristas "no descansan" y que por ello no "se puede bajar la guardia ni mirar para otro lado". Aún así, quiso dejar claro que él se comprometió con el presidente del Ejecutivo a respaldarle y colaborar en esta materia, pero que solamente juzgará "al señor Rodríguez Zapatero por sus hechos y hasta hoy, estoy satisfecho", sentenció.

En relación con el 11-M, también aclaró que su posición al respecto de la autoría intelectual de los atentados es la que manifestó "públicamente cuando la Audiencia Nacional dictó sentencia en su momento. "Y no la he cambiado", apuntó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios