El Gobierno activa la máxima alerta antiterrorista al iniciarse la campaña

  • El ministro del Interior está convencido de que "ETA buscará matar antes del 9 de marzo" · Las Fuerzas de Seguridad creen que la banda podría intentarlo coincidiendo con los debates Zapatero-Rajoy

Comentarios 12

El Gobierno español activó ayer la alerta antiterrorista máxima ante el comienzo de la campaña para las elecciones legislativas del 9 de marzo, anunció el ministerio del Interior. El Ministerio anunció en un comunicado que "ha activado el nivel máximo de alerta y operatividad recogido en el Plan de Prevención y Protección Antiterrorista (Nivel 3) para garantizar plenamente la seguridad de los ciudadanos durante el proceso electoral".

Las anteriores elecciones legislativas españolas, el 14 de marzo de 2004, estuvieron marcadas por los atentados islamistas del 11 de marzo en varios trenes de cercanías en Madrid, que causaron 191 muertos y más de 1.800 heridos.

"Creemos que ETA intentará matar antes de las elecciones", aunque al mismo tiempo la organización está "cerca de su derrota", declaró el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

El plan de protección antiterrorista prevé "un incremento de la seguridad y la protección de los acontecimientos relacionados con el proceso electoral", es decir, "las sedes de los partidos políticos, los lugares donde se realicen actos públicos y los colegios electorales".

Asimismo se protegerán "los lugares de alta concentración de personas", como grandes superficies comerciales, grandes infraestructuras de transportes, acontecimientos deportivos y áreas o edificios emblemáticos de grandes ciudades, "los objetivos estratégicos" -sector energético y comunicaciones- y el espacio aéreo.

Las Fuerzas de Seguridad apuntan a la celebración de los dos debates en televisión entre el candidato del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, y del PP, Mariano Rajoy, como momento elegido por la organización terrorista ETA para cometer un atentado. El próximo lunes, 25 de febrero, tendrá lugar el primero de ellos, y al lunes siguiente, 3 de marzo el segundo, según las fuentes consultadas.

Según esta hipótesis, ETA intentaría aprovechar la relevancia de ese momento como en el pasado intentó cometer atentados coincidiendo con la celebración del Debate sobre el Estado de la Nación. De hecho, la Gendarmería francesa interceptó, con información de la Guardia Civil, una furgoneta bomba que el jefe de operaciones especiales de ETA en ese momento, José Antonio Aranibar, acababa de entregar a un liberado, Ekaitz Aguirre el 2 de julio pasado, con el objeto de cometer un atentado, probablemente en Navarra, mientras se celebraba en el Congreso de los Diputados el Debate sobre el Estado de la Nación.

El portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, reprochó al ministro de Interior que haya optado por "no dar la cara" por sus "mentiras" sobre los contactos con ETA tras el atentado de la T-4.

Eduardo Zaplana entiende que "el ministro y el presidente del Gobierno han mentido sobre estos contactos y ahora pretenden desviar la atención hablando de otras cosas".

Zaplana aseguró que "nosotros no solamente no tenemos constancia de que pueda producirse un atentado, sino que ojalá no se cumpla el pronóstico o la advertencia del ministro del Interior", En cualquier caso, Zaplana ha dicho que "no es descartable" un atentado terrorista puesto que "se puede producir en cualquier momento".

En lugar de dar esta información "un tanto obvia", ha asegurado Zaplana, el ministro debería haber explicado "por qué ha mentido" sobre los contactos con ETA. En esta línea, ha insistido en que Rubalcaba dijo "en el Congreso de forma reiterada que después de los asesinatos de la T-4 del Aeropuerto de Barajas no había reuniones con los terroristas".

En realidad, según Zaplana, "no sólo había reuniones, algo que ya había sido reconocido por el presidente del Gobierno, sino que (en ellas) participaba el propio ministro del Interior". "La mínima decencia democrática exige dar una explicación. Dar una explicación democrática es lo que hay que exigirle a un miembro del Gobierno al que le están acusando con datos de haber mentido al Parlamento", apuntó.

Por su parte, el director general de la Policía y la Guardia Civil, Joan Mesquida, cree que no hay que minimizar la "capacidad operativa" de la organización terrorista ETA. De esta forma se pronunció Mesquida al ser preguntado sobre la banda tras visitar las nuevas instalaciones donde se ubica la escuela infantil que atenderá a los hijos del personal que realiza sus funciones en las unidades ubicadas en la sede central de la Guardia Civil.

Según el responsable de las fuerzas de seguridad, "no hay que minimizar la capacidad operativa de ETA", aunque no obstante, ha subrayado, el Estado "es hoy mucho más fuerte" porque "tenemos más efectivos mejor preparados" y en esta legislatura la lucha contra la banda ha sido uno de los "elementos fundamentales". Así, se han practicado casi 400 detenciones relacionadas con la banda terrorista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios