Detenido en Burdeos el número uno de ETA junto a tres dirigentes más

  • Francisco Javier López Peña, 'Thierry', fue arrestado junto a Ainhoa Ozaeta, Igor Suberbiola y Jon Salaberria.

Comentarios 35

La Guardia Civil y la Policía francesa asestaron ayer un golpe certero a la banda terrorista ETA al detener a cuatro de sus dirigentes, entre ellos el considerado número uno de la organización terrorista, Francisco Javier López Peña, alias Thierry. Las Fuerzas de Seguridad españolas y galas responden así a los últimos ataques de ETA: el brutal atentado contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Legutiano, que costó la vida al agente Juan Manuel Piñuel Villalón y en el que otros cuatro resultaron heridos, y el ataque con un artefacto contra un club social en Guecho que sólo causó daños materiales.

En la operación policial de anoche, la más importante desde que en 2004 fueron detenidos también en el suroeste de Francia Mikel Albizu Iriarte, Mikel Antza, y a Soledad Iparragirre, Anboto, cayeron también los dirigentes etarras Ainhoa Ozaeta Mendiondo, Igor Suberbiola y Jon Salaberría, ex parlamentario vasco de la antigua Batasuna.

La detención, llevada a cabo por la Gendarmería francesa y agentes de la Guardia Civil, se produjo pasadas las once de la noche en un apartamento del centro de Burdeos, cerca de la estación del ferrocarril, según informaron fuentes francesas próximas a la investigación. Las mismas fuentes adelantaron que el registro del apartamento no se realizará hasta hoy y que los detenidos pasarán la noche en la comisaría de la ciudad en la que fueron detenidos.

Los etarras, que en el momento de la detención estaban armados, no se resistieron al arresto. Las fuentes que informaron de la operación no pudieron indicar cuánto tiempo llevaban los cuatro etarras en el apartamento, ni si llevaban documentación falsa. López Peña está considerado el jefe político de la banda terrorista, según los datos de la lucha antiterrorista. Su captura, junto a los otros tres miembros de la organización terrorista, fue posibilitada por una información de los servicios de información (RG) de la policía francesa.

Jefe del aparato militar de la banda junto a Garikoitz Aspiazu, Txeroki, y Aitzol Iriondo, Gurbitz, ambos bajo sus órdenes, se le atribuye la orden para llevar a cabo el atentado de la T-4 el 30 de diciembre de 2006 que acabó con la vida de los ecuatorianos Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio y que supuso un golpe muy importante en el desarrollo de la tregua.

El 5 de junio del pasado año, la banda hizo público el comunicado de fin de la tregua, que fue leído precisamente por Ainhoa Ozaeta, también detenida anoche. La Policía sospecha que López Peña dio la orden para realizar el atentado de la T-4 y los atentados posteriores llevados a cabo por la banda como el que el pasado 7 de marzo, dos días antes de las elecciones generales, acabó con la vida del ex concejal socialista de Mondragón Isaías Carrasco.

Entre los detenidos se encuentra el ex parlamentario de Batasuna Jon Salaberria, en busca y captura desde que el 26 de mayo de 2005 no compareciera en la Audiencia Nacional, donde el juez Fernando Grande-Marlaska le había citado como imputado por un delito de integración en ETA en relación con la supuesta financiación de la banda terrorista a través de la red de herriko tabernas.

La operación que propició anoche la caída de estos miembros de la cúpula etarra está a cargo de la Subdirección Antiterrorista y de la policía judicial de Burdeos, señalaron las fuentes, al precisar que la Fiscalía antiterrorista de París se ha hecho cargo del caso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios