El Congreso fija la comparecencia de Solbes sobre financiación el 28 de agosto

  • El PP cree que Zapatero ha vendido "humo" y las minorías advierten que la financiación "no se resolverá con palmaditas".

Comentarios 5

Tal y como estaba previsto desde que el Gobierno e ICV alcanzaran un pacto este fin de semana que hicieron público ayer, la Diputación Permanente del Congreso rechazó hoy la petición del PP de celebrar una sesión plenaria extraordinaria en la que el presidente del Gobierno explicase sus planes para la reforma del modelo de financiación autonómica. Sí que comparecerá el vicepresidente económico, Pedro Solbes, el próximo jueves 28 por la tarde. A juicio del PP, el Gobierno ha vendido "humo" a ICV para "ganar tiempo", mientras las minorías advirtieron a Zapatero de que el asunto de la financiación "no se resolverá con palmaditas".

Durante el fin de semana, el Gobierno e ICV alcanzaron un acuerdo mediante el cual la formación de izquierdas retiraba su petición de comparecencia a cambio de un compromiso del Ejecutivo de alcanzar un acuerdo de financiación respetuoso con el Estatut y de que fuera Solbes el que compareciera. La formación de izquierdas había conseguido los apoyos suficientes entre el resto de partidos para sacar adelante su petición, pero, una vez retirada, sólo quedaba en pie la del PP, que no logró los avales suficientes.

La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, cuestionó durante su turno de intervención en la Diputación Permanente cuestionó la oferta del Gobierno a ICV, al considerar que tanto la comparecencia de Solbes como la promesa de un acuerdo de financiación en tres meses sólo son un intento de "vender humo para ganar tiempo". A su juicio, el presidente "ha mentido tanto y tantas veces" que ya carece de credibilidad y "son muchas las incertidumbres para que Zapatero huya de las respuestas" y "no dé la cara". "Con la que está cayendo, el presidente da la espantada", enfatizó.

Además, Sáenz de Santamaría entiende que Pedro Solbes "ya no está para dar clases ni resuelve la financiación" por lo que insistió en que la comparecencia de Zapatero sigue siendo necesaria. "Para empezar a arreglar este problema tiene que comparecer ante la Cámara el que lo ha generado", sentenció. El único apoyo a la petición del PP fue el de CC, cuya portavoz, Ana Oramas, recalcó que si hace 24 horas "todo el mundo" la veía necesaria, no ha pasado nada que motive cambiar de opinión, y que el Gobierno ha maniobrado para evitar quedarse sólo en una votación.

Para el portavoz de ERC, Joan Ridao, la oferta socialista también es una "cortina de humo" pero quiso dejar claro que no apoyará la petición del PP porque, en su opinión, los populares buscan "erosionar" a todas las partes para "pescar en río revuelto". En cualquier caso, adelantó que la unidad de las fuerzas políticas catalanas es sólida y que esta vez no bastará con una "palmadita en la espalda". "Si Zapatero quiere hundirnos, se va a hundir con todos nosotros", advirtió. 

En parecidos términos se manifestó el portavoz de CiU, Josep Sánchez Llibre, quien cree que el PP sólo ha pretendido echar "más leña al fuego" ejerciendo un "filibusterismo político" y diciendo una cosa en Cataluña y otra en Andalucía. A su juicio, en este episodio ICV ha hecho un "ridículo político tremendo" rompiendo la unidad de las fuerzas catalanas, el Gobierno "ha mareado la perdiz" y "el tripartito se lo ha creído". Sin embargo, insistió en que, sin la unidad de las formaciones catalanas, "difícilmente" el Gobierno cumplirá con el Estatuto. 

El PSOE rechazó la comparecencia de Zapatero por no ser oportuna ni necesaria y defendió la necesidad del diálogo y la negociación bilateral y multilateral. Tanto Inmaculada Rodríguez Piñero como el socialista catalán Daniel Fernández centraron sus críticas en el PP, al que acusaron de buscar el desgaste del Ejecutivo con iniciativas "partidarias". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios