Condenados 20 islamistas que crearon células terroristas en prisión

  • La petición del fiscal de un total de 455 años de cárcel quedó reducida en la sentencia a 173 al no probarse "un concierto de voluntades" para volar la Audiencia Nacional · Absueltos diez procesados

La Audiencia Nacional ha condenado a penas que van desde los 5 hasta los 14 años de cárcel a 20 de los 30 islamistas detenidos en octubre de 2005 en el marco de la operación Nova. Los procesados fueron condenados a un total de 173 años de cárcel, una pena muy inferior de los 455 años que pedía la Fiscalía. La mayoría de los condenados, 18 de los 20, han sido sentenciado como culpables del delito de pertenencia a organización terrorista, y los otros dos por colaboración.

El presidente Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Alfonso Guevara, leyó ayer la sentencia en la que se absuelve a los 30 procesados del delito del principal delito que se les imputaba, el de planear atentar contra la Audiencia Nacional. El Tribunal dice no haber encontrado pruebas suficientes para condenarles por este delito pese a que la propia sentencia señala que "ha quedado acreditado" que el líder de la banda, Mohamed Achraf, había concebido la idea atentar con un camión cargado de 500 kilos de explosivos contra la Audiencia Nacional "como lugar emblemático de la lucha contra el terrorismo" y que llegó a compartir la idea con otro de los procesados.

"Pero -matiza la sentencia- ello en modo alguno constituye sino un plan individual sin desarrollar y que no determinó el efectivo concierto de voluntades para su efectiva ejecución", por lo que deben ser absueltos de este delito.

La pena más alta ha sido para el cabecilla, Achraf, para el que el fiscal pedía 43 años de prisión y que finalmente ha sido condenado a 14 años por crear células terroristas desde la cárcel. La sentencia apunta que Achraf "se alzó en la cárcel de Topas (Salamanca) como líder-emir de un grupo de presos a los que adoctrinó en la yihad salafista para realizar la guerra santa mediante ataques violentos contra los bienes o la vida con el objeto de imponer la ley universal islámica".

La Audiencia Nacional también señala que fueron los traslados de presos de un centro a otro los que hicieron que la célula islamista se extendiera por varias cárceles de España, concretamente en Málaga, Almería y Valencia. Así el cabecilla se relacionaba mediante cartas con el resto de células para su "adoctrinamiento en el salafismo yihadista y del frente islámico mundial de Osama ben Laden con una visión global de la guerra santa".

Han sido absueltos definitivamente diez de los acusados que ya fueron puestos en libertad provisional el pasado día 4, pero únicamente cinco de estos 10 acusados pudieron salir de prisión al estar cumpliendo condena por otros delitos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios