Bono ratifica que el Yak despertaba mucho recelo antes del accidente

  • El ex ministro de Defensa corrobora al juez las deficiencias del aparato

El presidente del Congreso de los Diputados y ex ministro de Defensa, José Bono, ha enviado un informe al juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande Marlaska en el que reafirma la declaración que realizó el pasado 14 de abril ante el magistrado y confirma lo que ya dijo entonces: que el Yakovlev-42 que se estrelló en 2003, en un accidente en el que perdieron la vida 62 militares españoles y a doce miembros de la tripulación, no estaba en condiciones de volar.

En el informe, Bono también reitera que la cúpula militar del Ministerio de Defensa e incluso el gabinete del entonces ministro Federico Trillo pudieron tener conocimiento de las quejas que existían sobre estos aparatos.

Cuando compareció ante Grande-Marlaska, Bono se comprometió a entregar este informe al magistrado. En él se recogen los documentos de Defensa que acreditan que antes de que se produjera el accidente existía un malestar elocuente entre los militares españoles, lo que se tradujo en un total de 18 quejas que llegaron al Estado Mayor Conjunto. De hecho, Bono apuntó que en el vuelo en el que se produjo el accidente, el 26 de mayo de 2003 en Trabzon (Turquía), se cometieron un total de 22 irregularidades.

El responsable en Alemania de la empresa que subcontrató el avión comparecerá el lunes ante el juez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios